Inicio / Columnistas / Bogotá Estamos Contigo

Bogotá Estamos Contigo

Por: Sergio Mosquera Córdoba

Los hechos ocurridos el sábado en el Centro Comercial Andino nos tomaron por sorpresa, nadie se pudo imaginar que hoy día la capital de la nación fuera tan vulnerable; no es que haya sido el primer atentado en la capital, lo que genera impacto es que haya sido el primer atentado “exitoso” en esta ciudad (en los últimos años la Policía ha frustrado varios), a ello es necesario sumarle la sensación de inseguridad que genera el hecho de que la explosión se produjera en un sector en el que convergen políticos, famosos y personas de la clase alta capitalina.
Lejos de la discusión de si la reacción mediática hubiera sido igual o no, en caso tal de que el atentado se hubiera llevado acabó en otro sector de la ciudad; debemos centrarnos en lo que realmente sucedió y en como la ciudad debe enfrentar estos ataques, es el momento de estar juntos y alzar la voz rechazando ataques como este, en el que se quita la vida y se hiere a personas inocentes que puede ser nuestros familiares, amigos, compañeros vecinos o conocidos.
La manera de la preparación la podemos analizar desde la lógica terrorista de los años 80’s y 90’s (también vivida en la capital), si mueren o se lesionan mujeres y niños se genera la sensación de que nadie puede estar seguro; en si, un acto dirigido a civiles busca crear miedo generalizado a la población civil.

El atentado tenia inteligencia previa, explosivos de alto poder detonante y en una cantidad elevada, un movimiento costoso y premeditado, pensado desde hace meses para una fecha específica en la que el centro estuviera lleno y dirigido a civiles, este es un acto que debe causar fuertes decisiones por parte del gobierno.
Genera un inmenso dolor el fallecimiento de Lady Paola Jaimes (de 31 años), Ana María Gutiérrez (de 21 años) y de la ciudadana francesa Julie Huynh (de 23 años), y la manera en que sus vidas y sueños fueron segados en un acto egoísta y grotesco; igualmente generan remordimiento la heridas de las 7 personas que fueron remitidas de manera inmediata a la Clínica el Country y la Clínica el Bosque.
Por el momento hay 5 organizaciones que se consideran sospechosas y se exponen en un orden de probabilidad:
En primer lugar se encuentra el ELN (en cualquiera de sus extensiones) que actúan para presionar el Gobierno en la negociación y/o para mostrar inconformidad con la mesa de negociaciones de Quito.
En segundo lugar podemos ver al Clan del Golfo actuando bajo las directivas de Otoniel y el denominada Plan Pistola, consistente en la realización de “posibles acciones de impacto en las principales ciudades capitales, especialmente en Medellín y/o Bogotá”.
En tercer lugar se destacan los disidentes de las FARC, que adelantarían el operativo con la intención de demostrar mediáticamente que aun existen; esta posibilidad se pone en tela de juicio puesto que no cuentan no la capacidad logística a ni la inteligencia previa para un atentado de estas características.
En cuarto lugar están los grupos de extrema derecha, entre ellos los paramilitares y/o BaCrim (dependiendo do de la posición que se asuma sobre la existencia o no de la primera) que quieren desestabilizar el proceso de implementación a unos días de la entrega de armas de las FARC generando de esta manera desconfianza de la población sobre el la implementación del acuerdo de paz firmado con lo que pronto dejará de ser las FARC y la actual negociación con el ELN.

Finalmente la quinta posibilidad contemplada es la de terrorismo religioso internacional.

Es tarea del Estado colombiano adelantar las investigaciones pertinentes para dar con los responsables de este hecho terrorista.
Al momento de escribir esto, estoy casi seguro de que los bogotanos (de nacimiento por adopción) repudiamos totalmente lo acontecido en la tarde del sábado en el Centro Comercial Andino.
Me duele lo ocurrido porque sin ser mi ciudad de origen es la que me ha acogido a mi y a mi familia, es la ciudad en la que he formado, en la que me estoy preparando parando para ser profesional y en la que espero desempeñar dicha profesión.
Varios vemos este como el mejor reflejó de la necesidad de la construcción de la nueva ciudadanía, la debida pedagogía sociocultural con miras a superar los rezago del conflicto y por supuesto la reconstrucción del tejido social y los lasos de hermandad sobre los que se construye nación.

Sólo queda por decir #BogotáEstamosContigo.

Te puede interesar

La polarización y la radicalización frenan el desarrollo de Bogotá

Es importante no ahorrar esfuerzos para que Bogotá  caiga peligrosamente dividida en dos extremos opuestos...

Un Comentario

  1. Todos somos Bogota, muy bien Sergio por apoyar la Capital en estos momentos tan dolorosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*