Inicio / La movilidad / Denuncian buses viejos cobrando como si fueran del SITP

Denuncian buses viejos cobrando como si fueran del SITP

En el largo y difícil camino que ha sido implementar el SITP como  el único sistema de buses de la ciudad, parece que ahora los buses viejos son un estorbo, un recuerdo del sistema viejo que se niega a desaparecer.

El problema para las finanzas de la ciudad es que más de doscientos buses que debieron ser chatarrizados ahora pertenecen a las mismas empresas que operan el SITP. En otras palabras, los encargados de administrar el sistema integrado de transporte son los que están manteniendo rodando en las calles los buses viejos.

La denuncia la hizo la concejal liberal María Victoria Vargas quién fue la citante de un debate de control político sobre este asunto. En el desarrollo del debate la concejal explicó que 225 buses viejos que han sido adquiridos por empresas del SITP y no fueron chatarrizados ni adaptados al sistema integrado. Por el contrario, siguen funcionando por las rutas tradicionales y recibiendo dinero en efectivo como forma de pago.

En respuesta a un  derecho de petición presentado por la concejal, la Secretaría de Movilidad confirmó que, para el 9 de septiembre, aún existían ese número de buses operando bajo el sistema antiguo de Transporte Público Colectivo “con derecho de dominio a nombre de los siguientes concesionarios: Consorcio Express, Empresa de Transporte Integrado de Bogotá, Este Es Mi Bus, GMóvil, Masivo Capital, Organización SUMA y Transporte Zonal Integrado”.

Se calcula que estos buses recaudan unos $3 mil millones mensualmente. Así lo hicieron por dos años entre la compra de los mismos por parte del SITP y la cancelación de sus tarjetas de operación el pasado 15 de septiembre. Frente a esta realidad la concejal le solicitó a la Contraloría investigar por qué los ingresos de  estos buses no fueron recaudados por el SITP durante ese periodo de tiempo.

Como confirmó César González, representante de los operadores del SITP, los buses debieron ser chatarrizados por ser de modelos anteriores al 2004. Según información del diario El Espectador, la razón de su circulación irregular fue la situación financiera de los operadores.

Según González, los concesionarios no pudieron chatarrizar los vehículos porque las pérdidas de los primeros meses del presente año suman alrededor de $130 mil millones. Lo que no concuerda con las estas declaraciones es que dichas pérdidas en la implementación del SITP se previeron y por eso el Distrito se comprometió a asumir parte del déficit que suma más de $1 billón.

Es necesario y urgente determinar sobre quién o qué oficina distrital recae la responsabilidad del hueco fiscal creado por esta irregularidad. Y mientras tanto, los ciudadanos siguen pagando por un servicio viejo y malo a precio de bueno y nuevo.

Te puede interesar

Seguridad vial “Visión cero”

A través de un comunicado de prensa, la administración del alcalde Enrique Peñalosa, informó que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *