Inicio / Cultura y entretenimiento / Cine y Música / “Destinos es una reflexión sobre problemas íntimos y pequeños”: Alex Giraldo

“Destinos es una reflexión sobre problemas íntimos y pequeños”: Alex Giraldo

Por Jaír Villano

@VillanoJair

Alex Giraldo nación en Cali, Colombia. Es guionista, director, músico y docente universitario. Ha dirigido cortometrajes de ficción, documentales y video experimental. Su corto Ángeles y libélulas (2007) recibió Mención Especial en el Festival de Cine Experimental Fincortex 2007 y fue ganador del Premio VideoEx en Zurich. En abril de 2012 estrenó su largometraje 180 segundos.

Destinos es su segunda película. Cinco historias en contexto disímiles, pero matices similares, condensan esta producción, que promete llevar al espectador a una reflexión sobre la vida: sueños, ilusiones, derrota y esperanza. Eso y muchas cosas se encontrarán en la película que se estrenará a nivel nacional el primero de septiembre.

¿Cómo nace la idea de Destinos?

Realmente estaba buscando historias para un corto hace muchos años, empecé a compilar observaciones de gente, cosas de personas cercanas y anotaba las líneas de esas historias. Y me di cuenta, al tener como doce, que algunas de ellas coincidían en algunos elementos y la coincidencia tenía que ver con que los protagonistas de esas historias: no eran felices, sino que culpaban esa infelicidad a malas decisiones; eso me pareció interesante de revisar.

Y bueno empecé a encontrar que de esas había como ocho y luego cinco que se cruzaban y podían volverse no solo un corto, sino algo más y ese es un poco el origen de las cinco historias y de la película.

Es un largometraje que desde su génesis se conceptuó como una producción de bajo presupuesto, de amigos ¿por qué?

Sí, definitivamente, porque para hacer películas acá vos tenés dos formas:  una, esperar muchos años a conseguir la plata si querés la película ideal, porque conseguir dinero para una película en Colombia es difícil, no solo por lograr los estímulos del gobierno, también de forma privada es difícil levantar plata.

Entonces podés hacerla si esperas y tenés paciencia; la otra como fue la decisión de hacerla más impulsivamente, como hagámosla con lo que tengamos, bajo los criterios que tengamos a la mano. Esa segunda fue la opción para la película, mi primera película se estrenó bajo el primer sistema, digamos de tener fondos, de tener inversión privada; en esta quería proponer hacerla de otra forma y por eso la decisión de tomar las riendas como del cine posible, del cine de bajo costo para hacerla.

Giraldo es docente en la Universidad Autónoma de Occidente (Cali).
Giraldo es docente en la Universidad Autónoma de Occidente (Cali).

Lo cual me lleva a otra pregunta ¿usted hace el cine que le gusta o el que le toca?

En particular en ambos casos he hecho el que a mí me gusta, y creo que es difícil, pues no sé qué pueda pasar más adelante, pero no creo que acá en Colombia todavía haya esa posibilidad. A algunos directores les ha tocado hacer lo que les toca, pero son muy contados. Me parece a mí que el cine colombiano se caracteriza porque los que hacemos las películas hacemos lo que queremos.

Entramos en un terreno que pensaba plantearlo más adelante pero ya en discusión, ¿cómo ve la escena del cine nacional?

Yo siento que es positivo, me parece que si nos trasladamos quince años atrás era un panorama muy oscuro y me parece que hoy en día vemos películas de todo tipo, vemos cine colombiano de todas las formas, vemos terror, drama, comedias, películas de acción, suspenso; en suma, hay una variedad importante del cine nacional y de pronto lo que ocurre es que más bien que no hay un buen desarrollo en su distribución y de pronto el público de común.

En cualquier caso, el panorama es interesante desde lo narrativo, digamos hay historias para contar y se está haciendo; y bueno si hablamos desde otros términos que tienen que ver con lo político o con los temas de ley pues de pronto puedo tener una opinión distinta, sin embargo, en este caso mi respuesta va acomodada más al sentido narrativo

Y en relación a tus coetáneos, a sus pares caleños, a esta onda que llaman el nuevo caliwood ¿Que opinión tenés?

La mejor. Me parece a mí que el cine originado en Cali es el mejor del país. Me parece que son las propuestas más arriesgadas, las propuestas pensadas con cierta rebeldía que no existe en otros lugares. Particularmente, soy muy hincha de las películas y de los realizadores de la ciudad.

Bien, entrando ahora sí a la película, precisamente este largometraje es un homenaje a la cotidianidad y a esos oficios que pasan desapercibidos, ¿por qué le parece interesante tocar esa temática?

Porque esa temática se parece más a mí, se parece seguro más a vos que a las personas extraordinarias. Digamos son muy poquitos los héroes, son muy poquitos los que viven lo extraordinario, la mayoría vivimos unas vidas comunes, unas vidas sencillas, y como yo eso lo vivo todos los días me llama muchos la atención reflexionar sobre ello. Esto no es solo sobre la vida simple y sobre los invisibles de la sociedad, sino sobre todo sobre los sueños. Todos podemos tener sueños, pero todos no los cumplimos, de modo que no importa el estrato social, no importa la vida compleja o sencilla, básicamente la película apunta a eso a dónde van los sueños que vos no cumplís.

Es una película que se trabajó sin guion y sin que los personajes conocieran la historia de los demás protagonistas ¿por qué acude a este método y como fue esa experiencia?

Sí había un guion que conoce obviamente el equipo para poder firmar la película, sino habría sido un caos, pero la propuesta era que los personajes no supieran la historia del otro; básicamente eso era con un interés en la apuesta en escena, que en algunas escenas ocurriera cierta naturalidad, que ocurre cuando vos no sabes que te va a contar el otro y eso era importante para la película, que hubiese cierta idea o aspiráramos a una idea como de improvisación controlada, esa era la apuesta.

Por eso, el que no todos supieran el guion, que el guion fuera un misterio. El guion yo se los leí unas semanas antes de la filmación a todos y cada uno tenía un pedacito y no tenían la información del otro y eso era como una apuesta que luego en la apuesta en escena funcionó bastante bien.

¿Cómo fue la experiencia?

Es muy interesante, por ejemplo, para actores que son de métodos muy férreos, que el guion lo necesitan para hacer apuntes, pues ahora están un poco más en otras aguas.  Entonces es muy interesante ponerlos en aprietos, porque ellos van a tener que sacar algo de dentro suyo y la idea es que nosotros pudiéramos atraparlo con la cámara y con el sonido y de ahí surgiera la película. Esa era básicamente la experiencia, tener actores que estaban como en aprietos y tratando de salir del aprieto, pues surgían cosas muy interesantes.

Por otro lado, se pensó inicialmente rodar la película en Cali, pero por razones de presupuesto se tuvo que trasladar a Bogotá ¿Cómo fue ese cambio de los espacios? ¿usted cree que le afectó a la película?

No le afectó, pero si fue muy difícil, fue como una crisis. Pensar vos que los lugares estaban ya revisados, que ya se sabía cómo se iban a filmar y cambiarlos drásticamente a una ciudad que no era Cali y que yo particularmente no conocía, pues fue radicalmente fuerte. Sin embargo, tuvimos que revisar Bogotá, revisar una Bogotá distinta, no quedarse en los lugares comunes, sino buscar una ciudad colombiana; al final muy interesante para la película.

Vos la ves y la película propone una imagen muy particular de una ciudad latinoamericana y a la final eso sirvió bastante. Obviamente me hubiese encantado que la película se filmara como fue pensada originalmente, pero el cambio que al principio parecía ser complejo finalmente aportó también.

destinos-alexander-giraldo

Por último, ¿cuánto ha cambiado el director de ‘180 segundos’ al director de ‘Destinos’?

No lo sé, la primera película está muy cerquita una de la otra; pero personalmente si hago esta reflexión: 180 era una película en la que a mí me interesaba la trama, cómo se contaba, la estética, la forma narrativa, mientras que en destinos mi interés no era ese, mi interés era hacer una reflexión sobre un tema, sobre la nostalgia, sobre la soledad, sobre los sueños,

Creo que ahí está la diferencia como un Alex Giraldo que filmó una película de 180 con un afán más cinéfilo y ahora con un afán más reflexivo, esa creo que es la diferencia y el aprendizaje que veo.

¿De la forma al contenido, se podría decir?

Si minimalista e íntima, me parece que la otra no lo era, en esta sí hay una reflexión sobre problemas íntimos y pequeños también.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=12QFuAe4oSg[/embedyt]

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Así será el ArtBo 2017

ARTBO Feria se llevará a cabo del 26 al 29 de octubre de 2017 en Corferias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *