Inicio / A un toque con... / “Enciérrate, teclea 1.776 palabras diarias y no pares hasta que termines la historia”: Miguel Ángel Manrique

“Enciérrate, teclea 1.776 palabras diarias y no pares hasta que termines la historia”: Miguel Ángel Manrique

 

Miguel Ángel Manrique nació en el Carmen de Bolívar en 1967. Vivió y se educó en Bogotá. Tiene una Maestría en Educación de la Universidad Externado de Colombia. Realizó una Especialización en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona, España, y se graduó en literatura de la Universidad Nacional de Colombia.

Es profesor titular de la Universidad Externado de Colombia, miembro del Comité de selección de películas del Ministerio de Cultura y coordina el Taller de novela corta del Fondo de Cultura Económica. En 2008 obtuvo el Premio Nacional de Novela del Ministerio de Cultura con Disturbio, publicada por Seix Barral en 2009. Es autor también de Carlos Fuentes: una lección del tiempo y la circunstancia (1992), La mirada enferma (2005), Sobre la escritura (2010), San Mateo y el Ángel (2011) y Ellas se están comiendo al gato (2013). 

 

¿Qué libro está leyendo en este momento?

Estoy leyendo varios libros al tiempo: Leer como profesor de Thomas C. Foster; La invasión de los marcianitos de Martin Amis; Historia de la guerra de John Keegan; Patria o muerte de Alberto Barrera Tyszka, y la biografía de Slim de Diego Enrique Osorno.

¿Cuántos libros lee al año?

No llevo la cuenta, pero podrían ser más de doscientos.

¿Cuál es el libro que más ha releído?

Cada año releo sin falta algunos capítulos de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Siempre me hace reír.

¿Qué libro recuerda de su infancia?

La Antología poética de Antonio Machado, de la Biblioteca Básica Salvat, en la que mi madre guardaba papeles.

¿Qué libro que leyó de adulto le hubiera gustado leer de niño?

Donde viven los monstruos de Maurice Sendak. Me hubiera gustado ser el más temido de todos los monstruos.

¿Para qué escribir?

Creo que la vida tiene sentido si adopta la forma de una novela, de un cuento o de un buen poema.

¿Cuál es su rutina para escribir?

Cuando me embarco en un proyecto escribo todos los días hasta que lo termino, lo difícil siempre ha sido corregir el manuscrito después. Me puede tomar años.

¿Quién lee sus borradores?

Siempre los ha leído, primero, Gabriela, mi esposa.

¿Cuándo decidió que quería ser escritor?

Mis primeros cuentos los escribí en 1995. Trece años después terminé mi primera novela. Supongo que ahí comencé a entender y a tomarme en serio el trabajo como escritor. Camino que no ha estado exento de dudas.

¿Cuál fue el mejor consejo que le dieron para escribir?

Enciérrate, teclea 1776 palabras diarias y no pares hasta que termines la historia. El inolvidable mes novela del 2008.

¿A qué escritor le gustaría revivir y llevar a tomar onces al Florida?

A Umberto Eco.

¿Con qué escritor le gustaría pegarse una borrachera?

Con Stephen King.

¿Qué lugar de Bogotá no cambiaría por nada en el mundo?

La Biblioteca Luis Ángel Arango. Parte de mi formación como lector se la debo a ese lugar memorable.

¿Cuál es su plan preferido en Bogotá?

Caminar por la séptima sin propósito alguno y comerme una almojábana.

¿Qué es lo que más detesta y lo que más le gusta de Bogotá?

Lo que más detesto de Bogotá es la forma de conducir de los taxistas, conductores de buses y ciudadanos en general. Me gustan los atardeceres en los días soleados.

Te puede interesar

“Escribo a mano, en cuadernos, lo que parece muy romántico, pero a la hora de pasarlos a limpio produce una gran frustración.”: Ramón Cote

Ramón Cote Baraibar ha publicado, entre otros, los libros de poesía Poemas para una fosa común, Colección privada (Premio Casa de América 2003), Los fuegos obligados (Premio Unicaja de poesía 2009), Como quien dice adiós a lo perdido (2014) y Hábito del tiempo (antología, 2015). Además, es autor de Diez de ultramar, antología de la joven poesía latinoamericana, de la Antología esencial de la poesía colombiana del siglo XX, de los libros de cuentos Páginas de en medio y Tres pisos más arriba, y de los libros infantiles Feliza y el elefante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *