Inicio / Arte y cultura / Entrevista con Cristian Uruburok, escritor de la trilogía Shalam

Entrevista con Cristian Uruburok, escritor de la trilogía Shalam

Este caleño radicado en Bogotá lanzará la última novela de su trilogía de ciencia ficción. El diario bogotano habló con esta joven promesa del género

Cristian Uruburok creció entre libros, videojuegos y el calor de un entorno familiar rodeado de hermanos que compartían sus intereses. El primer libro que recuerda haber leído es el Momo de Michael Ende, una novela que marcaría el sendero por el cual desplegaría su creación literaria, que se complementaría con la revisión de Las Crónicas de Narnia, los videojuegos, como Final Fantasy, y lecturas de autores de sentido agudo, como Nietzsche, Platón, Maquiavelo, entre otros.

Su acervo cultural se ve reflejado en los elementos que componentes su narrativa. En su trilogía (Caza de libros Editores) Cristian construye un universo con unas particularidades que le lector debe ir deslindando aplomadamente. Su trilogía no es un experimento sino una elaboración de un autor que conoce su género. En este corto diálogo Uruburok nos cuenta sobre su proceso creativo y nos adelanta un tanto sobre el contenido de la última de novela del fantástico mundo, Shalam.

Ficcion 11

  1. ¿Qué hace que un joven como usted se incline por narrar historias de corte fantástico?

El corte fantástico nace de todo aquello que consumí cuando era niño. De hecho, Shalam es una contraoferta a una de las sagas más poderosas de la literatura fantástica y, sin embargo, no es totalmente fantasía. El camino de los guerreros es fantasía épica, por su desarrollo, por cómo se presentados los personajes pero, el matiz que se ve es el de la ciencia ficción, que es en el que estoy englobando toda mi literatura.

  1. ¿De dónde los referentes?

Los referentes principalmente de la literatura, pero también, de los videojuegos, de los cómics, de las películas.

  1. ¿Qué tiene de diferencia esta literatura con la tradicional?

Suponiendo que estamos hablando de la literatura tradicional, dentro del género costumbrista o de los que son de este corte mu elaborado, del corte de “Señor y Señora tenga usted muy buena tarde”, pues la ventaja está en que es una literatura menos difícil de digerir. No obstante, el trabajo pesado o lo difícil, está en no caer dentro de las literaturas light o enciclopédicas. La mayor diferencia que tiene es esa, que puede llegar más fácil a una mayoría de público sin que, el sino sea abarcar a la masa por completo y que el fin sea solamente vender y vender como pasa con las marcas de algunas franquicias poderosas.

  1. El género en Colombia es poco divulgado y comercializado, ¿se siente una minoría? ¿Qué autores colombianos del género destacaría?

Sí, me siento dentro de una minoría, sin saber cuántos somos porque digamos la verdad, cuántas personas conocen a Cristian como escritor, no creo que muchas. Y asimismo, podríamos buscar a demasiados escritores que estén escribiendo lo mismo y  que incluso, estén publicados pero que son totalmente desconocidos para un público grande y dentro de los medios.

De modo que es difícil nombrar escritores. De los que son más o menos jóvenes, como de mi edad, diría que últimamente ha hecho bastante sonido el nombre de Carolina Andújar.

  1. ¿Cómo surge la idea de escribir la trilogía? ¿Cuán tardó en el desarrollo del primer libro ‘Shalam, El camino de los guerreros’?

Desde pequeño estaba creando historias. Esta de El camino de los guerreros, comenzó como un mini juego de rol entre mis hermanos, Andrea y Andrés; donde cada uno de nosotros creaba dos de los seis personajes principales. Desde ahí creamos la historia, años después la voy alterando. La planeación del primer libro, va conjunta con la de los demás; desde luego, que al entrar en cada uno de ellos voy cambiando cosillas, pero la planeación estándar es la misma, la base que le di a toda la trilogía fue un solo esqueleto, que espero haya terminado siendo sólido.

El proceso de creación, solo el primer libro duró seis meses en escritura, pero a esto hay que sumarle todo lo que me demoré, y no lo hice solo, sino que fue un trabajo cooperativo con mi hermano. Además de   la construcción de la mitopedia, en la que tardamos alrededor de tres años, quizás un poco más.

Cristian es Diseñador Gráfico y está a punto de terminar su licenciatura en Lenguas

 Ficcion1

  1. Hay dos elementos interesantes en la obra, en primer lugar la geografía donde se sitúan los personajes; en segunda parte, la semántica o el argot utilizado dentro de los diferentes escenarios donde se despliega el relato, ¿cómo fue la construcción de ese universo? ¿Hubo alguna referencia mitológica o fue producto de la imaginación?

La geografía, como ya lo mencione hace parte del proceso de mitopedia, tuvimos que estudiar bastante para llegar a componerlo dentro de este mundo fantástico que es Shalam y que además, hace parte de un gran universo que, desde luego, requirió una consulta muy amplia en lo que es la cosmología y la astronomía además de la geografía.

Por el lado del argot, en este primer libro fue muy sencillo; de una parte tenemos a los nobles hablando en su lenguaje, que es algo ñoñnetas tipo La Republica de Platón, cuando dicen “Oh por Zeus, ven y ponme cuidado que voy a echarte la madre”. Y por otra parte, el lenguaje que manejan los niños del planeta tierra, que es un lenguaje muy coloquial, en ocasiones no tanto, Jun-Pei Wong es un intelectual de primera mano entonces, aunque sea un niño su lenguaje puede ser un tanto diferente. Y si hay aspectos mitológicos o no, desde luego que sí, al leerlos encontraran mucho. Como pista esto queda a mi gusto y mi deuda intelectual hacia lo que dejaron los romanos y los griegos, si están muy pendientes van a encontrar un contraste tremendo entre uno de los dioses romanos y un dios del Panteón de los Nórdicos, pero no lo diré, solo advierto que deben estar muy pendientes.

  1. ¿Cómo fue la selección de los personajes? Lo pregunto porque en ‘Shalam, El camino de los guerreros’, son variados y de distintas nacionalidades.

Sí, tenemos cinco niños que llegan del planeta tierra, tenemos dos gringos, tenemos al latino, a la rusa y al coreano. Al latino por obvias razones, pero, a los otros cuatro niños, los coloco a propósito de las artes marciales. A la rusa, la coloco por el Zambo natal de su tierra, a Jun Pei por el Taekwondo, mientras que a los dos norteamericanos los dejo como representantes de las artes marciales mixtas que son meca en Estados Unidos. Así de sencillo, fue el proceso de selección de nacionalidades que en última instancia no es algo tan gigantesco y diferencial como podría pensarse, aunque, sí componga una diferencia étnica y multicultural que vale la pena resaltar.

  1. Se podría decir que las obras se fueron publicando de manera sucesiva, teniendo en cuenta que la primera novela se publicó en 2013, la segunda en 2015 y la próxima en la venidera Feria Internacional del Libro de Bogotá (2016) ¿cómo fue el proceso de escritura de cada libro? Es decir, ¿antes de entregar un volumen tenía anticipado lo que vendría en el otro o se sentaba a escribir sin anticipación alguna?

El proceso comenzó retomando la idea que tuve con mis hermanos de recrear este juego tan familiar, de llevar a unos personajes por un sendero, que no llamábamos camino, sino simplemente iban por ahí, recorriendo un mundo tratando de llegar a la tierra. Luego, cojo esa asociación y saco a los personajes de lo que es la caricatura, ¿por qué la caricatura? Porque en la caricatura tenemos unos personajes que son fijos, unas características inamovibles y las situaciones de la vida cotidiana prácticamente les pasan de largo. Se habrá visto esto en muchas series, de televisión, en los comics, donde los personajes son esto, una caricatura y ahí se quedan, no llegan a la polifonía que es traer a los personajes a ser de carne y hueso, espero que esto haya quedado plasmado a lo largo de la trilogía porque, demostrarlo en el primer libro en verdad fue algo demasiado difícil. Además, fue mi primer ejercicio de escritura y ello, podría hacerlo parecer una literatura muy sencilla, sin que así sea para nada, esto lo prometo con la mano en el corazón.

La trilogía fue planeada en conjunto; yo sabía que iba a escribir una trilogía desde el comienzo. No sabía cuánto me daría cada libro. En mi literatura no hay nada improvisado, excepto un par de cuentos porque de resto me cuesta mucho tiempo de investigación, o a veces no tanto de investigación, pero sí una consulta que es laboriosa, que me toma bastante tiempo.

  1. De la primera novela se podría decir que el protagonismo corre por cuenta de los aspectos del mundo al que entran los personajes; en la segunda, ‘El despertar de Hanumant’, se resaltan los conflictos de los personajes terrícolas y los seres pertenecientes a Shalam, a grandes rasgos, ¿qué nos espera en el tercer libro?

La introducción al mundo hace que sí, que  la primera novela parezca más acerca del mundo que de los personajes, pero no, en ningún momento. Si se dan cuenta, en muchos apartados los personajes siempre están por encima de lo que sucede con el mundo. Algunas personas, en sus principios me decían “hombre, mi recomendación es que describa más lugares, que describa más las especies”, y esto habría sido plausible si la intencionalidad hubiese sido la de construir el mundo. Sin embargo, la trilogía entera es sobre los personajes antes que el mundo, la idea o los acontecimientos. De hecho, para el segundo, diría que cobra mucha más importancia lo que es el mundo, se entra a vivir la vida en Athmos, tenemos pequeños vistazos sobre Lanká, y otros sitios del mundo. Y retomo lo de los primeros de los libros para decir que definitivamente los personajes estaban por encima del mundo, ello queda clarísima en un apartado que me gusta y es cuando el guía va atravesando Lanká con los muchachos en el carruaje y les quiere contar todo lo que es la mitología, bueno lo que para él es la historia de Shalam, y los niños ocupados en sus propias vicisitudes lo interrumpen de manera abrupta y este personaje se enoja hasta más no poder y de esa manera, se quedan sin saber absolutamente nada de esto.

En la literatura fantástica, nos podemos encontrar con peroratas de 15, 20,30 páginas sobre lo que es la miología, y los personajes están completamente mudos, callados, escuchando y esto es algo extraño porque a veces tú te preguntas, bueno y dónde están los personajes, en serio un personaje ser quedaría así de callado.

Lo que se viene exactamente, se viene la resolución del conflicto en el que nos metimos, el que es para quienes no lo han leído o para quienes lo han leído lo recuerden, es la guerra que en el final de las páginas de El Despertar de Hanumant se promete; la guerra que es justamente el título del tercer libro y es La Guerra de los Siete Sabios, allí se resolverá este conflicto y de paso veremos qué pasa con nuestros personajes que arrancaron como principales en El Camino de los Guerreros. Esta novela es la más fluida de las tres y es de estas únicas tres y tal vez la única de las siete que he escrito, que no tiene experimentación tan grande. Después de esto tengo otras dos novelas que van en conjunto, se titulan Vórtice del Tiempo y Tierras Sombrías. Tierras Sombrías arranca esta nueva parte y se desarrolla en Shalam, pero en otro tiempo y en otro sitio y bueno, muy invitados todos a que lean la tercera parte de la trilogía que es Shalam, La Guerra de los Siete Sabios.

  1. Por último, ¿qué le diría a los jóvenes que se inclinan por el género?

A los jóvenes que se inclinan por el género, en general que se inclinen por la lectura pues, bienvenidos al mundo, sin embargo, como crítico literario y como docente, mi interés no está puesto en ellos, en tanto se quieren interesar por la lectura, por este tipo de lectura en específico, sino en las personas que generan y articulan los cánones para estos niños. Estoy hablando  de investigadores,  maestros, críticos literarios, periodistas e incluso de blogueros que están encargados de repartir este tipo de cultura, de reestructurarla de resignificarla y de hacérsela llegar a estas personas que en el medio de la literatura estamos llamando hoy en día “nuevos lectores”, para que si caen en la literatura light, las interpreten y anden en ellas de manera crítica, lo mismo pasaría si van a entrar en el mundo Shalamico, que entren a el de manera crítica, que vayan más allá del argumento, que vean en que se conecta de manera hermenéutica la narración con el mundo y que no se queden solo con los sucesos que le pasan a los personajes, que los vean a ellos como un entramado tan complejo como puede ser la realidad misma, como son nuestras identidades. Gracias.

Te puede interesar

Cine para todos te trae Bailarina

Cine Para Todos, el proyecto de inclusión cultural de MinTIC en alianza con la Fundación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *