Inicio / La política y el debate / Experto habla sobre caso de falsa violación en el SITP

Experto habla sobre caso de falsa violación en el SITP

Libreros
Jairo Libreros, consultor y analista con más de 15 años de experiencia en temas de seguridad ciudadana. Profesor titular de la Escuela de Gobierno de la Universidad Externado de Colombia.

La semana pasada una empleada del SITP aseguró que tres hombres la violaron en el interior del bus que conducía. La noticia, por ser un eco de otras de violencia contra mujeres e inseguridad en la ciudad, atemorizó y escandalizó a los bogotanos. En un desconcertante giro de la historia, la policía comprobó que la mujer mintió sobre la violación y fabricó los retratos de los supuestos criminales que, con su ayuda, la policía hizo. La víctima resultó ser victimaria del hombre que, por coincidencias, fue capturado y señalado como uno de los violadores. Ahora el joven, según reveló su padre, vive escondido en la casa de un familiar, atemorizado por las amenazas de las que ha sido blanco.

El caso parece ser la combinación del falso testimonio de una mujer y una serie de coincidencias desafortunadas pero, más allá de eso, es un síntoma de la relación actual de los bogotanos con las autoridades de su ciudad y el sistema penal que la rige. El Diario Bogotano habló con Jairo Libreros cuya experiencia como consultor y analista en temas de seguridad ciudadana provee claves importantes para entender este caso que sacudió a la capital.

El Diario Bogotano: ¿Cuál es su visión de este caso desde su experiencia sobre seguridad ciudadana?

Jairo Libreros: Yo creo que esa falsa denuncia es otra muestra diciente del descontento popular con la justicia y la falta de credibilidad de la investigación criminal que se están apoderando de un sector muy importante de la sociedad colombiana. El sistema penal actual no está en capacidad de detectar las burlas a la justicia y mucho menos de imponer sanciones que puedan afectar la libertad de las personas que cometen delitos. Creo que el desprestigio de la justicia no solo afecta a la rama judicial si no que tiene una repercusión muy seria en materia de percepción de seguridad. En casos como este las personas no se sienten por encima de la ley si no que creen que la ley nunca las va a afectar aun cuando la infrinjan. Manifestaciones del mismo problema son los linchamientos que se denuncian en los medios. Como la sociedad civil ve que la justicia no está en capacidad de sancionar delitos, suceden casos de justicia ciudadana y venganzas.

E.D.B.: Entonces no cree que el caso sea aislado o resultado de la deshonestidad de una persona en particular…

J.R.: Yo creo que va más allá de la supuesta violación. Es un eslabón más de una cadena de frustración de la rama judicial porque no logra entregar los resultados que la sociedad quiere, los resultados que los mismos fiscales, la policía y los jueces quieren entregar. No se ha logrado articular un sistema penal lo suficientemente sólido en donde el equilibrio entre garantías procesales, la efectividad de la investigación y la sanción penal arroje un resultado que sea legitimado por la sociedad civil. Mientras exista ese desequilibrio, estos actos difícilmente se van a detener. El tema no es la supuesta violación, el tema es mucho más grave y puede tener consecuencias en todo el país. Por supuesto hay espacio para resaltar la labor de la policía en este caso. La investigación fue eficiente y efectiva. Pero en el general de los casos de criminalidad, no hay una respuesta efectiva por parte de la ley, lo cual lleva a este desprestigio del sistema penal.

E.D.B.: La última noticia fue la declaración del padre de Alejandro, el joven falsamente acusado, sobre las amenazas de las que él está siendo víctima. ¿Cómo cree que se debe solucionar esta situación de persecución injusta?

Se requiere una reparación simbólica por parte de la mujer que de manera irreal describió el retrato hablado que llevó a la captura de Alejandro. Aunque el SITP y la Policía no tienen responsabilidad directa, deben facilitar esta reparación. Es una buena oportunidad para que la mujer que presentó la falsa denuncia, el SITP y la Policía Nacional restablezcan los derechos de este joven al buen nombre y reivindicar su honorabilidad.

E.D.B.: Usted habla de un descontento popular con la justicia de la ciudad ¿Cuáles cree que son los pasos que el sistema debe tomar para cambiar ese descontento?

J. L.: Hay dos temas que son vitales. El primero es hacer un examen de fondo del sistema penal acusatorio y determinar los cuellos de botella que hacen que la sociedad se sienta que está desprotegida y que no hay garantías judiciales para sus integrantes. El cambio va a tomar tiempo porque las reformas a los sistemas penales no son cuestión de una reforma constitucional o un nuevo código penal. Demandan un trabajo mucho más fuerte y más serio. Hay otra medida que creo que es vital y está relacionada con políticas públicas de cultura judicial. Yo no recuerdo, en los 42 años que tengo, haber recibido instrucciones académicas sobre el tema de la cultura judicial. No hay formación que le enseñe a los ciudadanos a apropiarse de las instituciones jurídicas, del respeto a la ley y sus preceptos. Necesitamos este tipo de espacios para afianzar los valores de la democracia y el respeto al aparato judicial.

E.D.B: A veces se dice que los medios, por reportar los casos de inseguridad, inflan la percepción de los ciudadanos sobre la misma ¿cree que ese es el caso de Bogotá?

J. L.: Yo creo que en Bogotá los principales indicadores de seguridad están deteriorados. El proceso de afectación de la seguridad en el espacio público es un proceso que viene incrementándose en los últimos seis años. Hay que tener en cuenta que si bien la percepción de seguridad mide el colectivo subjetivo de los individuos que integran una sociedad, esa imagen corresponde con la realidad. Hay que tener en cuenta que los indicadores sí están afectados y que, muy seguramente, el miedo que sentimos en el espacio público, se puede ver incrementado por otros factores. Pero creo que hay una comunicación consecuente entre lo que dicen las cifras y lo que sienten los ciudadanos.

E.D.B: Con miras a la próxima administración de la ciudad, ¿Cuál cree que debe ser el primer paso que debe hacer el alcalde entrante en temas de seguridad?

J. L.: El próximo alcalde tiene que hacer una apuesta específica y es recuperar la credibilidad de los ciudadanos en la capacidad de la alcaldía de solucionar todo lo relacionado con la seguridad ciudadana. La gestión de la percepción de seguridad es un asunto eminentemente liberal en donde hay que demostrarle a la sociedad que las autoridades sí están en capacidad de resolver los problemas del espacio público que afecta su vida, su libertad, su integridad y su patrimonio económico.

En este sentido, es necesario cerrar la brecha tecnológica que existe en materia de seguridad ciudadana en Bogotá. En la capital nos hemos colgado en los grandes avances tecnológicos y digitales para gestionar la seguridad. Es necesario recurrir a otras herramientas de innovación en seguridad que se ven en otras ciudades de Latinoamérica y en el mundo y que permiten una mejor respuesta de las autoridades. El tema no es más policía en las calles. Si esa brecha tecnológica se logra cerrar, cada vez se va a necesitar menos pie de fuerza policial en la ciudad.

E.D.B: ¿Cuáles son esas carencias tecnológicas que afectan actualmente a la ciudad?

J. L.: Es necesario implementar el principio de los cercos digitales. Creo que la video vigilancia es una de las medidas de mayor impacto en el tema de la seguridad objetiva  y en materia de percepción de seguridad. Permite generar espacios de prevención del delito pero también nos posibilita la identificación de los presuntos delincuentes en sectores que son sensibles para que las autoridades puedan materializar las órdenes de captura. Finalmente la video vigilancia tiene una función vital que no hemos explotado y es la reconstrucción de los eventos criminales. La video vigilancia tiene nexos muy importantes con la justicia criminal cuya falta es uno de los temas más sensibles en la ciudad.

 

 

 

 

Te puede interesar

De la Calle propone que la mitad de las candidatas al Congreso sean mujeres

En el acto de formalización de su inscripción como precandidato del Partido Liberal, el ex...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *