Inicio / Cultura y entretenimiento / Home El País de la ilusión

Home El País de la ilusión

Nacer es hacer parte del mundo y, por ende, de un territorio. Crecer en ese territorio es permearse de algunas de las características que componen el mismo. Vivir en ese territorio es saber identificarlas y, si se quiere, apropiarlas. Nacimos y por lo tanto hacemos parte.  Hacemos parte y somos.  Pero ¿qué pasa cuando nos alejamos de ese lugar de nacimiento? ¿qué pasa cuando la apropiación de esos espacios se hace difusa? ¿qué pasa cuando los avatares de la vida hacen que esta sea un continuo desplazamiento? Un viaje incesante. Una amalgama geográfica.

-Yo no sé quién soy -Le responde Lilia a Josephine. El cambio es una cosa psicológicamente violenta -agrega después-. Muchas cosas se pueden perder… -remata-.

La vida del inmigrante no es el sueño rosa que algunos creen. Pero tampoco es un averno. Es una condición revestida de matices. Se está afuera, pero dentro. Se deja un pasado y se construye un presente. Se vivía y se sobrevive o se sobrevivía y se vive, o siempre se ha vivido o siempre ha sobrevivido. Home El País de la ilusión es una manera de representar esa simbiosis.

unnamed

A través de una conciencia individual, la de Lilia, la directora, Landertinger Forero, va formulando una serie de preguntas que intentan darle color a esos silencios tan protegidos por su madre. Es así como nos enteramos de la vida de una colombiana que lleva 40 años por fuera del país y que, por sus palabras, deja entrever que su mayor deseo no es volver.

Lilia es una mujer de ojos conmovedores. De soledades prematuras. De rotundas expresiones. A medida que se va desarrollando el documental, su historia, que parece anodina, va tomando un nudo emocional. Sabemos, entonces, que hay una resistencia por llegar a una tierra donde se nace, pero de la cual “uno es extranjero”. Pero también hay un poco de orgullo, porque ella quiere evitar el comentario ponzoñoso y típico del imaginario común, que ve en el viaje al exterior un éxito. Un éxito que no necesariamente tiene que ser. O un éxito que es, pero desde otras connotaciones. Y que, la perspectiva común, reduce a una prosperidad económica.

Lilia ha pasado cuatro décadas por fuera. Tuvo que soportar la muerte de su padre y, posteriormente, la de su madre. “Es como si a uno le amputaran una pierna”, dice con severidad. Pero estando lejos de Home tuvo a sus hijos y una vida que ahora lleva en Portugal. Una ciudad que no será la suya, pero en la que vive.

Home El país de la ilusión es un documental que se concentra en esto. Se destaca porque sabe hilvanar bien un discurso y porque acierta con la presentación del personaje. En diálogo con la directora destacó la poética del espacio. Aunque poético puede ser algo pretencioso, hay en algunos planos una contextualización del personaje a través de su entorno.

 Habría que ser inmigrante para atreverse a afirmar que Home es un retrato de lo que sienten quienes están lejos de su lugar de origen. Pero es que Home no se concentra en eso. Viéndola es imposible resistirse a pensar en ese poema de José Emilio Pachecho: Odio mi patria/ su fulgor abstracto es inasible/ Pero (aunque suene mal) daría la vida por diez lugares suyos, cierta gente, puertos, bosques de pinos, fortalezas, una ciudad deshecha, gris, monstruosa, varias figuras de su historia, montañas -y tres o cuatro ríos.

Hay que verla para entenderlo.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=zNbyh2zHLWg[/embedyt]

Te puede interesar

Fuente: http://es.presidencia.gov.co/noticia/171006-El-Teatro-Colon-de-Bogota-celebra-sus-125-anios

El Teatro Colón de Bogotá celebra sus 125 años

El teatro más emblemático de Colombia está de celebración. Para conmemorar sus 125 años de servicio a la cultura, el Colón tiene preparada una programación sin precedentes, que incluye una gran gala y una maratón de eventos gratuitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *