Inicio / Arte y cultura / Letras viscerales

Letras viscerales

La novela de Omar García es un análisis de la escena del heavy metal en Bogotá a finales de los 90’s

Por Jaír Villano

@VillanoJair

Algo les hacía falta a las calles oscuras, frías, musicales y bizarras de Bogotá. Algo que fuera más allá de lo ya contado: de la aristocracia de Silva, del sentido exploratorio de Ponce, del traumatismo poético de Caballero, de las anécdotas de Paredes y los ruidos al caer de Vásquez. Algo más juvenil, y no por ello fatuo; algo más contemporáneo, y no por ello voyerista; algo más umbrío, y no por ello melancólico. Algo que la gente de esta generación pueda saborear y pensarse en cada uno de los pasajes descritos; y discrepar, y decir: hombre, ¿y dónde dejas a Cream?  Pero venía diciendo que faltaba algo, algo, para concluir este cacofónico párrafo, que fuera más allá del sonido común y comercial; algo que destacara la contracultura, la tribu urbana, la bizantina gallada. Y los sonidos, y los escenarios donde transcurre toda esa minoría que se reúne a hacer gala del ‘estado dionisiaco’. Pues bien: ese algo, de alguna manera, lo logra Metal-Riff para una sirena varada.

Es una novela bien pensada, narrada y con una sintaxis coherente con la presteza con que va hilvanando los hechos que dan cuenta de la historia de un poeta-compositor, al mejor estilo de los malditos (pero en Bogotá), y una cantante de metal cuya efímera fama le dejó más desgracias que gratificaciones.

Es Salomé la sirena, la “hetaira y bruja”, que hace que Gregorio Toscano pierda los estribos y se someta a sus veleidades, que él, afortunadamente, comparte.

20141213_184142_3_bestshot

Y aunque pudiera parecer, este no es otro de esos relatos que pretende seguir la línea ya explotada (y para nada sorprendente) de Bukowski. Es una obra que podría resultar empalagosa para aquellos que no gustan del barroquismo, pero que es fiel a su planteamiento. A veces da la impresión de que los narradores abusan de las citas; la verdad sea dicha, en este caso eso entra más en el plano preferencial del lector, antes en que un defecto por parte del autor.

Y a diferencia de otros relatos, el poeta no deviene el mesianismo patético, sino que es una excusa para dar cuenta de los fantasmas que merodean los recovecos mentales del ángel negro del heavy metal.

Además, es un análisis crítico sobre la estrechez musical del país donde la disonancia cuchambera, paraco-vallenatera, merenguera, narco-parrandera, le cierra la ventana al sonido emergente, revestido de mensajes que desnudan la decadencia del sistema.

Eso, desde luego, deja entrever que el marco temporal donde se sitúa la obra es de finales del siglo pasado. Donde las redes sociales y los medios independientes no tenían la importancia que hoy ocupan en audiencias cada vez más significativas.

La candelaria, Chapinero y otras conocidas zonas de Bogotá son los espacios donde los personajes se sitúan. Yonkies, freaks, groupies, entre otros, son la clase de sujetos con los que se topan Salomé y Gregorio a medida que transcurre su viaje sicodélico.

El heavy metal como un instrumento de contracultura es, pues, lo que nos enseña esta novela de llamativos contrastes: es interesante, por decir algo, lo oscura que son las escenas y lo colorida que es la prosa con que se narran las mismas.

Si bien su urdimbre es poco audaz, y su clímax una ambivalencia entre lo débil y lo fuerte, Metal-Riff para una sirena varada, es un relato que seguramente será catalogado, -el tiempo lo dirá-, como una de las novelas musicales y urbanas de merecida importancia dentro de un género donde los Medinas y Caicedos suelen repetir las formulas (ya desgastadas) con que otras obras han logrado reconocimiento.

Pero, si hay algo verdadero, es que la justicia literaria suele ser poco ecuánime, de modo que algo que sí logrará el texto es el reconocimiento de esa generación descrita y ese grupo de personas cuyo gusto musical se encierra dentro de los fuertes sonidos y las viscerales letras.

 

 

 

Te puede interesar

Llega a Bogotá CONEJO BLANCO CONEJO ROJO un impactante espectáculo teatral

“Conejo blanco, conejo rojo”, la puesta en escena impactante que ha revolucionado al mundo de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *