Inicio / Columnistas / Los doctorados y postgrados en el exterior

Los doctorados y postgrados en el exterior

@sevillanojarami

Por estos días se ha desatado una polémica por cuenta de revelaciones periodísticas que han puesto en duda la formación académica del alcalde Enrique Peñalosa y del exalcalde Gustavo Petro, con la novedad de que solo el último se dio a la tarea de despejar las dudas que sobre el quedaron, luego de las revelaciones, mientras que la del actual burgomaestre todavía se mantienen.

Más allá de si es o no es cierta la carga académica que dirigentes políticos ponen en su hoja de vida, los colombianos debemos aprender la lección que casos como estos nos dejan y el primero de estos es el dejar de creer que a mayor número de diplomas, mayor capacidad para realizar una buena gestión en la administración pública y si estos títulos son obtenidos en universidades de renombre en Estados Unidos o en alguna potencia europea quedamos deslumbrados.

A ese tipo de hechos suceden deberíamos pensar en si realmente esos conocimientos aportan a las soluciones que esperamos los ciudadanos del común. ¿Quién dijo que la garantía para que una persona realice una buena gestión en la administración pública, es la de acreditar el mayor número de títulos en universidades de renombre en Colombia o en el exterior?.

Si así fuera Gustavo Petro debió ser el mejor que Bogotá ha tenido en los últimos tiempos, por encima de Jaime Castro, Antanas Mockus y el mismo Enrique Peñalosa. Andrés Pastrana quien se graduó en Jurisprudencia en la Universidad del Rosario de Bogotá y amplió estudios de derecho internacional en la universidad estadounidense de Harvard no tendría el honor de ser uno de los peores presidentes que ha tenido el país, sino es que es el peor.

Creo que con el conocimiento que sobre el manejo político – administrativo o del lugar al que desee aspirar debería ser más que suficiente. Sin embargo aquí en Colombia, padecemos el síndrome de los títulos académicos y nos enloquecemos si es en el exterior, porque como buenos provincianos que somos, quedamos deslumbrados cuando se menciona que X o Y político ha realizado maestrías, postgrados, diplomados y hasta doctorados en las universidades de Harvard, Oxford, Cambridge, Massachusetts, La Escuela Imperial de Londres, La Universidad de Chicago, etc.

Es muy cierto que se debe tener cierto conocimiento del comportamiento de la política exterior y su manejo administrativo; es cierto que se debe conocer la diferentes culturas y modos de vida de las personas en otros países, pero no por eso debemos seguir en el error de elegir personas que se mantienen por más de dos años viviendo en otra nación, para venir aquí, hacer un curso express sobre Colombia, declamar un discurso elaborado no por ellos, sino por sus asesores y amigos y salir a buscar votos para llegar a un cargo de elección popular.

Por lo anterior no se me haría nada extraño que por ejemplo, Ingrid Betancourt o alguno de sus hijos aparezcan de la noche a la mañana en Colombia, luego de vivir largos años en París, queriendo aspirar a algún cargo de elección popular.

No tengo la menor duda de las capacidades que tiene Enrique Peñalosa para gerenciar una ciudad como Bogotá y es por eso que me cuesta aceptar que el burgomaestre se haya prestado a inflar su carga académica, cuando todos en Bogotá sabemos de sus conocimientos sobre la ciudad y que no es necesario que se mencionen doctorados inexistentes en su hoja de vida para estar seguros de su capacidad laboral

Que haya gente que no esté de acuerdo con algunos de sus puntos de vista es otro asunto, pero aquí no cabe la menor duda de que Peñalosa puede hacer una excelente labor sin tener que acudir a acreditaciones de papel.

 

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Un Comentario

  1. Que conveniente es maquillar la estafa y la mentira con actos de constricción de buena fe y con generalizaciones que esconden la verdad. No todos sabemos de sobra las capacidades de Peñalosa y algunos dudamos de las mismas, sobre todo cuando se cambia el discurso post-electoral y se le disfraza a la clase menos favorecida sobre las verdaderas intenciones de favoritismo capitalista. El metro como estaba trazado si es viable y si cumple con la solución a la problemática de movilidad de los sectores más sensibles de la ciudad, eso si era gobernanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *