Inicio / Mi ciudad / Los grafitis en Bogotá, ¿arte urbano o vandalismo?

Los grafitis en Bogotá, ¿arte urbano o vandalismo?

Para el nuevo zar de la seguridad de la capital, Daniel Mejía, los grafitis hacen parte del problema de la percepción de inseguridad que tienen hoy los bogotanos. Y por tanto, se compromete a reglamentar esta práctica para evitar que se den este tipo de expresiones en cualquier pared de la ciudad. En este sentido, propuso buscar espacios para ser utilizados como murales artísticos.

Ver los espacios abandonados de las ciudades con mensajes e imágenes puede dar una cara distinta a los espacios urbanos. Sin embargo, para una parte de los ciudadanos, al parecer este tipo de expresiones son netamente vandálicas y deben ser castigadas pues atentan contra el espacio público.

 “Cuál es el criterio urbano, de seguridad y presupuestal para tomar la decisión de borrar los murales en Bogotá? pregunta @ucrosandres a través de la red social Twitter. Una cosa es el grafitti inmundo que claramente debe limpiarse. Pero otra cosa es un mural bien hecho que no tiene por qué borrarse.” manifestó en la red social la periodista María Antonia García.

De hecho, Enrique Peñalosa se refirió a este tema en su discurso de posesión. El alcalde hizo referencia a la importancia de tener un espacio público limpio y ordenado. De esta manera, como parte de la estrategia para controlar 750 zonas “calientes” de crimen, el alcalde ha propuesta borrar los grafitis junto a la recolección de basuras e iluminación de las calles.

“Se reservan algunas paredes para buenos grafitis. Pero cualquiera no puede pintar en paredes de otros o de toda la comunidad.” Este fue el trino del hoy alcalde Peñalosa a través de su red social Twitter en el pasado mes de abril.

Según la página web de Cultura, Recreación y Deporte de la alcaldía de Bogotá, actualmente el Decreto Reglamentario 75 de 2013 logró descriminalizar la práctica y establecer sanciones pedagógicas, pecuniarias y restaurativas para quienes intervenga lugares prohibidos.

Adicionalmente, se aclaró que bajo ninguna perspectiva puede acarrear consecuencias penales o privación de la libertad, salvo en los casos en los que se viole la normatividad ambiental vigente, o se afecten bienes de interés cultural.

Inclusive, dentro de los mismos artistas hay discusiones; para una corriente ortodoxa, el arte urbano debe ser necesariamente clandestino y debe ser un desafío a la autoridad; para otros, el arte callejero puede servir para transformar un espacio público que tradicionalmente ha sido abandonado.

El asunto en realidad no parece sencillo, pues delimitar la línea entre arte y vandalismo es una tarea compleja. Sin embargo, tampoco se puede llegar al extremo de afirmar que lo uno es sinónimo de lo otro cuando este tipo de expresiones artísticas ya han tenido impactos positivos en algunas zonas de la ciudad, como es precisamente  el caso de la calle 26, donde artistas urbanos y el distrito trabajaron de la mano para cambiarle la cara esta parte de lacapital.

Te puede interesar

La Capital tendrá nuevo Centro Recreativo

Con una inversión de 78 mil millones de pesos, el Batallón de Reclutamiento del Ejército, ubicado en el centro junto al sector antes conocido como el Bronx, se adecuará para albergar la oferta creativa de Bogotá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *