Inicio / Cultura y entretenimiento / “Me asusté escribiendo Saudó”: Johnny Hendrix

“Me asusté escribiendo Saudó”: Johnny Hendrix

Por Jaír Villano

@VillanoJair

El 4 de agosto es el estreno nacional de Saudó, Laberinto de almas, la película dirigida por el chocoano formado en Cali Johnny Hendrix. Este comunicador, egresado de la Universidad del Valle hace parte de la nueva generación de realizadores formados en el Valle del Cauca.

Hendrix ha estado vinculados en varias producciones, entre ellas en Perro come Perro, como jefe de producción; En Coma, como productor; En noche buena, como jefe de producción. En el año 2003 creó Antorcha Films, una empresa dedicada a la producción de proyectos cinematográficos propios, y en 2012 estrenó su ópera prima, Chocó. Una película con un crudo pero real planteamiento sobre el sometimiento de la mujer ante la figura del hombre.

Johnny habló con El Diario Bogotano, a propósito de su nueva película, la cual duró  cerca de 6 años en la escritura del guion, 8 semanas en rodaje, y entre pre y posproducción 2 años.

  1. ¿Cómo nace Saudó?

JH: Saudó nace de una necesidad de hacer una película en el pacífico colombiano. Antes de filmar Chocó teníamos la idea de hacerla; en una investigación que hicimos en el pacífico nos encontramos con mucha gente de la santería y la brujería y de ahí nos aferramos a la idea de contar las historias que rodean el misticismo y creamos esta historia de ficción.

  1. Usted ha dicho que le da miedo las películas de terror, ¿qué lo llevó entonces a explorar este género?

JH: La verdad era que desde Antorcha venimos haciendo un sin número de películas que no nacen de la comodidad de la casa, hemos explorado thriller, acción, drama, la apuesta esta vez era hacer una película distinta a lo que ya veníamos haciendo, por eso  quisimos jugar con un formato de suspenso, de terror, uno para aprender  y, dos, para hacer una historia de problemáticas sociales pero que al mismo tiempo entretuviera al público.

  1. Como usted ya dijo, el largometraje tiene un subyacente histórico, ¿Qué separa el mito de la ficción?

JH: En medio de la investigación fuimos al Chocó, allá estuvimos con una bruja muy famosa, ella nos pidió cuatro botellas de ron y una paca de tabacos; luego de estar dos horas con ella hablando, ella ya llevaba dos botellas, la señora blanqueó los ojos  y empezó a contarnos una leyenda o más bien un hecho, que ella asumía real, era que muy anclado en la selva del pacífico hay un pueblo al cual huían los esclavos y por medio de un ritual se hacían invisibles para no ser encontrados de nuevo, de ese mito nos apoderamos nosotros para poder desarrollar una historia de ficción alrededor de ese mito y construir lo que hoy en día se llama Saudó.

13653317_1042471695829393_1052619382200621921_o

  1. En esa perspectiva, sería interesante conocer cómo fue el acercamiento que ustedes tuvieron con esas personas que conocían ese misticismo.

JH: Sí, es como cuando uno hace un proceso investigativo, es decir, dudas de todo, tenés una especie de pregunta-respuesta que se supone que se hace con estas personas; la idea era hacer un proceso que nos confirmara la existencia de la brujería, el santerismo, el más allá, los demonios y todo ese cuento, yo soy muy escéptico de ese tipo de cosas, pero al final uno termina creyendo, de modo que creo que es bueno hacer una película con este sentido: uno, porque en Colombia poco se ha hecho (yo diría que no se ha hecho); y dos, porque en medio de todo ibas descubriendo cosas en las cuales crees y a veces no crees, pero que te va engordando la necesidad de saber más, por eso terminamos haciendo este largometraje.

  1. La película fue rodada entre Cali, Buenaventura, Quibdó, el Islote Punta Soldado en el Chocó, ¿qué fue lo más complejo al momento de desarrollar el trabajo?

JH: Hubo muchas cosas complejas, pero creo que si de escoger se tratara cuando rodamos en la bahía de buenaventura,  en el islote de Punta Soldado, un lugar de pescadores y donde no hay energía, nos tocó la marea o lo que se conoce como la puja, que es cuando la marea sube con mucha fuerza. Atravesar esa bahía, todos los días en la mañana y en la noche, realmente fue de las cosas más peligrosas que he hecho en mi vida, de verdad el mar estaba turbulento, era como si tuviéramos una barrera que nos invitara a no acabar la película.

Fue lo más duro y lo que más miedo me generó en el proceso del rodaje, pese a que siempre hubo cosas a las cuales uno le pone mística, por ejemplo, que se te apaguen los monitores sin razón, que la cámara de un momento a otro se apague, que te tocara repetir escenas do o tres veces porque se borraba el chip, pasaban cosas que uno en medio de la película se preguntaba: uy, será que nos están asustando.

6: ¿Te asustaste haciendo la película?

Jh: Me asusté haciéndola, pero más escribiéndola, porque en este proceso era en soledad. Muchas veces lo que vas escribiendo terminas casi que viviéndolo, entonces cualquier ruido en la noche te fatiga, te molesta, te hace pensar en cosas. Rodándola estaba con amigos, alrededor de mucha gente y no se sentía la presión.13693010_1031824470227449_8552768029349343582_o

  1. -En la película Elías sale de su tierra y progresa en la ciudad, luego, de adulto, sale de la ciudad y regresa a su tierra, pareciera que hay una intención de enunciar lo que significa vivir en los márgenes del país, ¿esto será casualidad o causalidad?

JH: La verdad yo creo que el colombiano y más específicamente el chocoano, o la gente del pacífico, son guerreros, les toca –casi siempre– irse de su lugar de origen para poder triunfar. Pero siempre tiene la necesidad del regreso, el amor por la familia, por el lugar, nosotros vivimos así. Esto fue pensando como real, mi papá, por ejemplo, es un personaje que le tocó salir de su tierra a Pereira, luego a Bogotá, buscando un progreso; pero siempre veo en los ojos de él la nostalgia de querer volver a sembrar la tierra, a saludar a sus amigos, sentarse en la puerta de su casa, creo que por eso el personaje protagónico sale de su pueblo y tiene la necesidad de volver.

  1. Su primer largometraje fue una mirada si se quiere sociológica sobre Chocó, ¿cómo definiría esta segunda producción?

JH: Chocó fue una mirada etnográfica, sociológica, y es una denuncia no solo lo que pasa en Chocó sino con lo que pasa en Colombia, Latinoamérica y en el mundo con respecto al maltrato hacia la mujer. Así como la película se llama Chocó, se podría llamar Antioquia, porque el problema es universal. En esta nueva película, también se hace un planteamiento etnográfico, pero lo que jugamos es a que el espectador tenga un lenguaje que ya conoce, el de las películas de suspenso,  a su vez que se entretenga con la historia. Buscamos ser un poco más comerciales o, en suma, dar en el blanco. Darle al público un poco del cine que quiere, pero sin dejar de lado la denuncia.

  1. Chocó es el escenario preferido de Hendrix ¿qué busca con sus películas?

JH: Alguna vez me dijeron que si uno quiere ser universal debe pintar su aldea. Eso es lo que trato de hacer, pero también un proceso de digerir quién es uno, cuáles son las raíces y darlas a conocer a un público y un país que se ha olvido de mirar hacia allá, pese a que reiterativamente estamos diciendo que aquí hay gente haciendo mucho sin nada. Lo bueno de esta película, es que cuando ves el tráiler se ve que es un trabajo técnicamente enriquecido, que no tiene nada que envidiarle a otra, en términos técnicos y, lo mejor, que viene del Chocó.

13558894_1025372830872613_5994674617242618390_o

  1. Johnny hace parte de esa nueva generación de productores formados en Cali, la mayoría de ellos con apuestas novedosas y alternativas, ¿cree que eso es producto de la academia donde se formaron? ¿O es una simple coincidencia estética?

JH: Yo creo que más que una academia es Cali. En Cali la gente está viviendo una evolución cultural todo el tiempo y, sin querer, termina uno pegándose de toda esa cultura cinematográfica, artística. Creo que es el momento, los lugares de encuentro, el quehacer y que somos una generación que está viviendo las mismas problemáticas. Tal vez por eso pareciera que tuviéramos una estética o un discurso en común, pero no.

[embedyt] http://www.youtube.com/watch?v=2UiUK9gBeLw[/embedyt]

 

Te puede interesar

La Capital tendrá nuevo Centro Recreativo

Con una inversión de 78 mil millones de pesos, el Batallón de Reclutamiento del Ejército, ubicado en el centro junto al sector antes conocido como el Bronx, se adecuará para albergar la oferta creativa de Bogotá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *