Inicio / Columnistas / Néstor Humberto Martínez, otro deseo de Cambio Radical cumplido por Santos

Néstor Humberto Martínez, otro deseo de Cambio Radical cumplido por Santos

@VillanoJair

La terna de Santos para la Fiscalía General de la Nación no sorprendió a nadie. Se sabía que los tres candidatos, Mónica Cifuentes, Yesid Reyes y Néstor Humberto Martínez, eran los contendores más fuertes, no solo por su prestigio como abogados, también por los infaltables intereses políticos.

Políticamente, al gobierno y al país le conviene que el próximo fiscal sea una persona serena y alejada de la disonancia mediática a la que nos tenía acostumbrado el impredecible Eduardo Montealegre. Al país y al gobierno le conviene que el próximo fiscal apoye el proceso de paz y manifieste respeto por las instituciones públicas, y se abstenga de ínfulas presidenciales y comentarios impertinentes y enfrentamientos obtusos con otros altos funcionarios. Al país (y al gobierno) le conviene que el próximo jefe del organismo de control, sea una persona aplomada y progresista, como Yesid Reyes; o una persona comprometida con los derechos humanos y que conozca las intimidades de la paz, como es el caso de Mónica Cifuentes.

Pero Santos es incomprensible y pusilánime, y le da condescendencia a ese grupúsculo inflado con representación en el Congreso, me refiero a Cambio Radical, y sobre todo a su cabeza más visible, Germán Vargas Lleras (el próximo presidente de Colombia).

 Aunque falta un proceso por adelantar, lo más probable es que el señor Néstor Humberto sea el próximo fiscal, y aunque su hoja de vida no demerita sus posibilidades, lo cierto es que su eventual (o seguro) triunfo obedece más a razones políticas y/o a su sempiterno romance con el poder.

A los poderosos del país, les resulta cómodo que el próximo Fiscal sea uno de los suyos, y Martínez ha representado a gente poderosísima, verbigracia, Luis Carlos Sarmiento Ángulo, y gremios intocables como los azucareros, petroleros, mineros, etc.

Además, ha sido ministro de distintos gobiernos: desde Samper hasta Pastrana, desde Pastrana hasta Santos.

Este fiscal podría ser menos ruidoso que Montealegre, pero más inoperante, si se considera que al momento de ejercer su cargo podría enfrentar a sus futuros aliados. Algo que adoleció el Luis Eduardo, dada su relación con SaludCoop.

El favor de Santos a Vargas Lleras es un sin sentido que tiempo después lamentará, porque, aunque el actual ministro que inaugura vías le asegura fidelidad, lo cierto es que una vez este llegue al poder se desembarazará cuanto antes de Juan Manuel, tal vez de la misma forma en que este lo hizo con Uribe Vélez.

Santos desperdicia un ministro serio como Yesid, y se va por su ya conocida tetra politiquera. Usted se preguntará por qué sacrificar a Reyes y a Cifuentes. Es el viejo y efectivo truco de aparentar, en este caso la ecuanimidad que sí, algunos bondadosos le atribuirán; pero no, Santos es para y por el poder.

El país necesitaba un fiscal transparente, y el poder uno de los suyos. Y ahí lo tienen: fiscal Néstor Humberto.

A última hora indican que María Lorena Gutiérrez renunció a su puesto en la Casa de Nariño; al parecer,  algo tiene que ver las asperezas con los miembros del partido del vicepresidente, ¿a alguien le queda duda de lo permisivo que es Santos con esta colectividad?

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *