Inicio / A un toque con... / “No existe un bloqueo del escritor, así como no existe un bloqueo del odontólogo.”: Marta Orrantia

“No existe un bloqueo del escritor, así como no existe un bloqueo del odontólogo.”: Marta Orrantia

“Nací en Bogotá, como todos los Orrantia desde hace siete generaciones. Los Orrantia salieron de un pueblo del país vasco, paradójicamente rodeado de montañas verdes y siempre cubierto por densas nubes negras. Querían buscar mejores climas, o mejores oportunidades, y terminaron aquí, con el mismo frío y la misma pobreza que en su país de origen. Empecé mi vida laboral como periodista de cultura en El Tiempo y luego edité Gatopardo y dirigí Rolling Stone para la zona andina y Panamá. Ahora trabajo en oficios varios, desde profesora de la Maestría de Escritura Creativa de la Universidad Nacional hasta periodista de Bocas, pasando por escritora de ficción. Como mis ancestros, me gustan las montañas. A diferencia de ellos, no soporto el frío.”

Marta Orrantia es periodista y escritora. Acaba de lanzar su segunda novela, Mañana no te presentes, sobre el holocausto del Palacio de Justicia. Antes había escrito Orejas de pescado y el libro de biografías Todopoderosos de Colombia.

¿Qué libro está leyendo en este momento?

Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie.

¿Cuántos libros lee al año?

Unos cuarenta, más o menos.

¿Cuál es el libro que más ha releído?

Podría ser Crimen y castigo.

¿Qué libro recuerda de su infancia?

Mujercitas.

¿Qué libro que leyó de adulta le hubiera gustado leer de niña?

Harry Potter.

¿Para qué escribir?

Para que no me pese tanto la vida.

¿Cuál es su rutina para escribir?

Siempre en las mañanas, con un calentador en los pies.

¿Quién lee sus borradores?

Tengo varios lectores de prueba, que son básicamente buenos amigos y no temen darme palo.

¿Cuándo decidió que quería ser escritora?

A los cuatro años.

¿Cuál fue el mejor consejo que le dieron para escribir?

No existe un bloqueo del escritor, así como no existe un bloqueo del odontólogo. Este es un oficio, como cualquier otro.

¿A qué escritor le gustaría revivir y llevar a tomar onces al Florida?

Encuentro que a los escritores es mejor leerlos que hablarles. Aun así, si debo escoger a alguien, reviviría a Hemingway, pero para tener un romance y no para tomar onces con él.

¿Con qué escritor le gustaría pegarse una borrachera?

Lo he hecho con muchos, supongo, pero no porque son escritores sino porque son amigos. Una borrachera siempre debe ser con amigos.

¿Qué lugar de Bogotá no cambiaría por nada en el mundo?

Me gusta el verde de los cerros. Los amaneceres despejados, cuando se ven, como flotando, los nevados.

¿Cuál es su plan preferido en Bogotá?

Siempre que mi hijo sale de vacaciones, bajamos desde el Chorro de Quevedo hasta la Plaza de Bolívar, y entramos a museos o a librerías o a un restaurante a tomar chocolate con almojábanas.

¿Qué es lo que más detesta y lo que más le gusta de Bogotá?

Detesto el clima esquizofrénico, los conductores esquizofrénicos y la falta de respeto por el otro, que viene siendo también un signo de esquizofrenia.

Me sorprende que es una ciudad anticuada a la que le ha tocado, a empellones, convertirse en una metrópoli. Ese contraste de lo rural aún presente, con las ínfulas de posmodernismo, me parece fascinante.

libro-marta-orrantia

Te puede interesar

“Escribo en el bloc de notas del teléfono mientras mi bebé hace la siesta”: Pilar Quintana

En 2007 fue seleccionada por el Hay Festival entre los 39 escritores menores de 39 años más destacados de Latinoamérica. En 2010 recibió el VIII Premio de Novela La Mar de Letras por Coleccionistas de polvos raros. Sus cuentos han sido traducidos a varios idiomas y aparecido en revistas y antologías de América Latina, España, Italia, Alemania, Estados Unidos, Filipinas y China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*