Inicio / El desarrollo urbano / “Peñalosa se imagina el río Bogotá como una pecera”

“Peñalosa se imagina el río Bogotá como una pecera”

Recientemente se publicó un video en el que Enrique Peñalosa presenta su propuesta de desarrollo para el Río Bogotá. El diario bogotano habló con Juan Carlos Gutiérrez Camargo, ambientalista y director científico de la Fundación Alma. Él explica los  errores en la propuesta del candidato.

En el video, el candidato de Cambio Radical explica que va a convertir el río en uno de los ejes de la ciudad. Lo va a ampliar, lo va a contener entre diques y va a construir en sus orillas alamedas, zonas de recreación y edificios. Las imágenes computarizadas muestran un gran proyecto, un cuerpo de agua que no tiene nada que envidiarle al Támesis o al Sena.

El problema, según Gutiérrez, es que tanto los ríos europeos, como las condiciones climáticas que los rigen, son muy diferentes en el caso de Bogotá. Como explica el ambientalista de la fundación ALMA, “por el video parece que Peñalosa se imagina el río como una pecera, como un jardín botánico. Ese modelo puede funcionar en París y en Londres porque sus ríos son diferentes y no son tropicales. Nosotros necesitamos otro modelo.”

IMG_1829
El río Bogotá es el principal cauce fluvial de la sabana de Bogotá. Tiene una longitud aproximada de 380 km y nace en el páramo de Guacheneque en las proximidades del municipio de Villapinzón.

Gutiérrez cita la advertencia del IDEAM sobre la susceptibilidad del país a los cambios climáticos. “Bogotá necesita un ecosistema de verdad que garantice el acceso al agua. El Ideam ya ha advertido que Colombia se puede ver especialmente afectada por la variabilidad ecológica, así que el río se debe recuperar.” 

Actualmente, la ciudad se abastece con el agua de Chingaza. Para Gutiérrez, el río, en lugar de ser un proyecto urbanístico, podría garantizar la autosuficiencia hídrica de la capital. Si en lugar de encerrarlo entre diques se respeta la planicie inundable, en torno a ella se pueden construir proyectos urbanos de gran productividad: “No se trata de aislar el río, de hacerlo intocable. Se puede desarrollar la ciudad en torno al río según se considere apropiado. Si es una zona industrial, urbana o vial, todas necesitan agua que puede venir del él.” 

Para entender cómo un río puede ser el eje de la vida urbana, el ambientalista propone el ejemplo de los Muiscas. En él y sus humedales, los pobladores de la sabana pescaban, casaban, construían viviendas, comerciaban y desarrollaban todos los aspectos de sus vidas.

Fue con la llegada de los españoles que se comenzó a ver el río como una cloaca que se debía drenar fuera del territorio. La construcción de diques, según Gutiérrez, parte de esa misma visión. No aprovecha el río como un recurso natural si no que lo mete en un tubo que lo saca del territorio. El agua, por lo contrario, se debe almacenar y aprovechar para el desarrollo de la ciudad.

La conservación de la planicie inundable es de gran importancia por otra razón: la gestión del riesgo. “Una de las principales funciones que presta el río es el del control de las inundaciones. Medio suba, Engativá, Fontibón y Kennedy están en la planicie de inundación del río. El fenómeno de la niña llega y por algún lugar que esté fracturado el dique o por un boquete que un ganadero haya echo para abastecer la finca, en una creciente se genera un desastre como el del 2010 en el norte”, explica Gutierrez.

Las imágenes del video de Peñalosa muestran un proyecto urbano atractivo pero no un manejo eficiente ni controlado del recurso vital que es el agua. La que fluye por Bogotá forma parte de un sistema que requiere meandros y canales para no llegar con excesiva velocidad o fuerza a los territorios que cursa en su recorrido al Magdalena. Si el sistema se elimina encajonando el río, las consecuencias en otros territorios pueden ser desastrosas. Gutiérrez cita la experiencia del Mississippi que en varios tramos se puso entre diques y ahora se está gestionando de manera que tenga planicies de inundación; se está renaturalizando.

Gutiérrez está de acuerdo con Peñalosa en que el río debe ser un eje de desarrollo de la capital y debe ser un bien común de sus habitantes. A diferencia de él, no se imagina un cuerpo de agua entre cemento. Se imagina un río que corra con peces por un bosque recuperado al que vuelvan los pájaros. Un área con senderos para los bogotanos, áreas de recreación, un proyecto que establezca armonía entre el río y la gente. Imagina un río que se comunique con los humedales y renueve las aguas del territorio. La recuperación del principal cuerpo de agua de la ciudad no sólo se trata de un área urbana para que los ciudadanos disfruten. Se trata de la gestión del recurso más importante de la ciudad.

Te puede interesar

Despegan las construcciones y obras en Bogotá

Cable Aéreo, avenidas e intervención a coliseo El Campín, entre las obras que despegaron.

6 Comentarios

  1. frikideloscojones cojonudo

    Vaya tio también los estafo por aquí vino nos vendió unas carrocerías volvo y un mono riel… y concreto como la copa de un pino …ya lo peto per no deberíais dejarle que os domine, saludes desde el otro mundo

  2. “El fenómeno de la niña llega y por algún lugar que esté fracturado el dique o por un boquete que un ganadero haya echo para abastecer la finca”
    ese hecho es con hache.

  3. Concuerdo en que el río Bogota debería ser el eje de desarrollo, también concuerdo que las condiciones de nuestro territorio deben ser valoradas como por expertos científicos como por la comunidad, ojala antes de iniciar o licitar obras de construcción. Una parte de la comunidad de Bogota entiende del peligro que trae pavimentar las antiguas quebradas del Distrito Capital, hoy canales o caños, las soluciones pueden venir de los mismos habitantes y con el asesoramiento de expertos.

  4. que estableció el POT? cual es el concepto de la CAR y el ANLA???

  5. Henry Gómez Nieto

    En mi Calidad de Arquitecto considero que esta propuesta Urbanística y Arquitectónica es viable, nuestra Capital debe salir del legado delincuencia del pasado y colocarse a las puertas del Siglo 21, Arq. Henry

  6. Bogotano indignado

    Que fijación con el cuento de construir y pavimentar… eso ya es enfermizo… de Cota a Soacha?… más Sabana perdida bajo el concreto? más extensión de esta metrópoli? ha pensado en los servicios públicos? en transporte si porque debe tener pensada la fase de los gusanos rojos (negocio) que cubra esa ruta y con perdón del arquitecto Henry, una cosa es la ciudad que soñamos y otra las utopías de un desubicado de latitudes. Esta no es Dubai donde los sueños se hacen con ideas, estudios, planificación, proyección y billete, pero sobretodo con ética y honradez, cosa que muchos ingenieros y arquitectos han demostrado carecer (solo Puyo, Camargo, Nule como ejemplos), en manguala de políticos tecnócratas ignorantes de la realidad. Lástima que no sea Dubai para el ejemplar castigo que merecerian.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *