Inicio / Columnistas / Problemas del SITP no pueden poner en riesgo el servicio a los usuarios

Problemas del SITP no pueden poner en riesgo el servicio a los usuarios

El Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) se encuentra mal estructurado, porque está desfinanciado y con un lastre de ineficiencia en su implementación es uno de los mayores problemas que recibió la actual administración y que no se soluciona de la noche a la mañana.

Es una herencia de los dos pasados gobiernos de la ciudad. El sistema se puso a operar en el 2009 y debió estar implementado al cien por ciento en el 2014: eso implicaba que en las 13 zonas en que se dividió la ciudad estuvieran operando 9.715 buses en 343 rutas y movilizando cerca de 4 millones de pasajeros. Eso no ocurrió.

Esta es la radiografía de las fechas específicas que ha tenido que vivir la implementación del SITP:

  1. Octubre. Como alcalde, Moreno anunció licitación  de 13 zonas en las que dividió a la ciudad para operar el sistema y el operador para el recaudo y control de la información (Sistema de Recaudo y Control de Información-Sirci-)
  2. Diciembre. Moreno nombra a Javier Hernández como gerente del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), cargo que ocuparía hasta el 2012.
  3. Marzo. Transporte colectivo paralizó la ciudad. Exigían ser incluidos en el SITP. Moreno acepta incluirlos y se retrasa asignación de operadores.
  4. Con las zonas asignadas y pendiente firma de contratos, juez revoca proceso de adjudicación del Sirci. Argumento: no había obtenido atención de entes de control y faltaban puntos clave por definir.
  5. Junio 16 se adjudica el recaudo de pasajes a Recaudo Bogotá S.A., por 2,7 billones de pesos al año, contrato a 16 años.
  6. Fernando Páez, gerente de TransMilenio anuncia que SITP comenzará a operar en mayo del 2012.
    2011. Diciembre. Alcaldesa Clara López recibe obras de la tercera fase de TransMilenio. Eso empieza a destrabar el SITP.
  7. Enero. Alcalde Gustavo Petro anuncia que SITP comenzará solo el 9 de junio. Comienzan a reportarse líos financieros del operador Coobus, que tenía a cargo la calle 26 y la zona de Fontibón.
  8. Junio 30. Entran a operar gratis las estaciones Gobernación y Portal Eldorado de la calle 26.
  9. Sale a flota lío de la doble tarjeta y su falta de integración entre troncales nuevas (Fase III) y viejas (Fases I y II): una tarjeta para las viejas y otra para el SITP y la fase III.

 

Hoy los buses azules o zonales escasamente mueven 1’600.000 pasajeros, entre otras razones porque el 30 por ciento de las rutas nunca se pudo acoplar porque los operadores Coobus y Egobus, que reunieron a 3.300 pequeños propietarios no pudieron funcionar por problemas financieros y de falta de gerencia.

La verdad es que el SITP falló desde el comienzo. El exalcalde Samuel Moreno lo prometió en su campaña del 2007, pero solo dos años después, en el 2009, abrió la licitación para adjudicar este servicio de transporte.

Se pasó todo el gobierno, y la implementación del sistema fue aplazada una y otra vez por falta de planeación y por improvisación. No solo falló el cronograma, la integración de tarjetas y la construcción de paraderos y patios para los buses, sino que el tema financiero ha sido un descalabro.

Los principales problemas se pueden resumir en: demora de la entrada en funcionamiento de las rutas, operadores (Egobus y Coobus) con problemas financieros que nunca operaron, falta de integración de las tarjetas, desfinanciamiento del sistema por déficit de pasajeros e incumplimiento en la construcción de patio-talleres, falta de integración entre troncales, nuevas fases 1, 2 y 3, una tarjeta para las viejas y otras para el SITP.

Hoy, cuando la Superintendencia de Transportes decidió liquidar Coobus y Egobús, el problema que recibió la actual administración se agudizó  porque tendrá que encontrar una solución para cubrir el faltante de rutas.

Esos dos operadores tenían que poner a funcionar unos 2.879 buses que durante los últimos años le han hecho falta a la ciudad y han llevado a que el SITP tenga un déficit difícil de cubrir. Y mientras los operadores dicen que no reciben los ingresos prometidos, los usuarios tampoco han tenido el servicio de calidad que se ofreció.

La gerente de TransMilenio, Alexandra Rojas, reveló que el déficit del 2016 alcanzará el billón de pesos. El hueco financiero del Fondo de Estabilización Tarifaria llega a 347.000 millones y el del presupuesto de inversión y operación a 216.000 millones.

No podemos olvidar que el SITP está respaldado por unos contratos que firmaron anteriores gobiernos y que comprometen a la ciudad. Por eso la Administración  no puede actuar a la ligera, tiene que evaluar las consecuencias jurídicas y económicas de las decisiones que tome. Hay que evaluar con lupa las cláusulas que se pactaron en su momento. La única salida es entregar recursos.

Si es verdad, como dicen los operadores del SITP que están a punto de la quiebra, algunos de ellos, porque el negocio no les está dando, habrá que evaluar si es posible renegociar o cambiar las condiciones.

Ellos afirman que tienen deudas acumuladas por medio billón de pesos, que deben repuestos por 90.000 millones de pesos, que están cerrados los créditos bancarios y que no aguantan tres meses operando en esas condiciones.

Lo primordial en este problema son los usuarios. A ellos hay que garantizarles el servicio. Cada día  se les ha convertido en una pesadilla tomar el transporte para ir al trabajo, y en la noche regresar a la casa.

Esa es mi mayor preocupación, que aumenta al conocer que cuatro empresas de los buses zonales: Tranzit, Suma, Masivo Capital y Este es mi Bus, que cubren el 50 por ciento de las rutas (Usme, Ciudad Bolívar, Kennedy, Suba Oriental, Cale 80 y Tintal Zona Franca) manifiestan dificultades. Deberían pensar en una salida para la gente, el servicio no se puede poner en riesgo, se deben revisar los contratos y las condiciones para la prestación del servicio.

Estamos pendientes de las decisiones que tome la justicia penal que investiga irregularidades de exfuncionarios de Samuel Moreno en el proceso de selección y adjudicación de los operadores del SITP.

Lucía Bastidas

 

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *