Inicio / Columnistas / ¡Que venga!

¡Que venga!

Por: Felipe Arrieta

La Universidad Externado de Colombia es, ha sido, y será, la casa de miles de jóvenes convencidos del poder supremo del diálogo; convencidos de que el debate libre y abierto es un pilar esencial para la vida democrática; convencidos de que pensar y decir diferente no puede ser objeto de discriminación o estigmatización alguna. Es por eso que genera tanto rechazo dentro de la comunidad externadista que un expresidente en 8 trinos acuse de promotores del terrorismo a la Universidad y a su rector.

El intento reiterado por parte del expresidente de estigmatizar, calumniar, injuriar y difamar a sus contradictores, es una actitud a la que solo le cabe el calificativo de cobarde. Y sí, aquel caudillo caído en desgracia que pasó de ser patrón a ser bufón, siempre se ha salido con la suya. Esta vez no será así. No será así porque como estudiantes podemos enfrentarlo con la más sagrada de nuestras armas: el diálogo. Que venga el señor Álvaro Uribe, ¡que venga!, para así demostrarle que siempre que tenga alguna opinión y quiera contribuir al debate público, la Universidad Externado de Colombia será también su casa.

Uno de los tweets del expresidente Uribe hace referencia a que la Universidad intenta desorientar los estudiantes y que esto tiene como propósito buscar otra Venezuela –nuevamente manosea el argumento torpe y trasnochado de su amada Venezuela-. El hoy senador debe saber una cosa: la Universidad Externado de Colombia brinda una formación integral, que busca siempre reconocer otros puntos de vista y que no está casada con ideología alguna. En la universidad no hay facultad de medicina, pero somos médicos contra las posturas dogmáticas y el fanatismo. Puede estar tranquilo el señor expresidente.

Es precisamente el afán por desconocer la postura del contrario lo que en Colombia nos ha producido, cuando menos, 50 años de conflicto. Si aquello de que todos queremos la paz es cierto, como sociedad debemos estar dispuestos a escuchar ideas contrarias, no puede haber lugar para la censura y muchísimo menos en las universidades. Las FARC y el Estado colombiano –que a otrora intentaron destruirse- están en un proceso que tiene tanto de complejo como de conmovedor: la reconciliación. Así las cosas, es urgente que desde la academia se hagan aportes para la pacificación de nuestra tierra desangrada.

Fui al evento donde estuvo Andrés París, él fue a contar una versión de la historia, que desde luego está sesgada, y que ignora por completo algunas realidades del conflicto en Colombia, pero no por ello hay que censurarlo, porque al final es solo eso: su versión. Yo, que no comulgo en absoluto con el ideario subversivo, quise ir a dicho evento no para aplaudir a París, sino para escucharlo, para reconocerlo.

Sobre el grupo de juventudes del Centro Democrático de la universidad, hay que decir que son un grupo serio, organizado y que su espíritu democrático ha sobresalido en la universidad. Me consta. Sus razones para oponerse a la visita de Andrés París a la universidad son entendibles, principalmente alegan que es inaceptable que aun sin haberse sometido a la JEP, los exguerrilleros puedan asistir a debates académicos. Por mi parte, veo una inmensa incoherencia: ellos no desperdician oportunidad para decir que la JEP es ilegítima, les parece que no ofrece garantías y aplauden cada vez que un precandidato dice que va hacer “trizas” el acuerdo de paz – y por ende la JEP, ya que es el corazón del mismo- . Exigen que los exguerrilleros se sometan a algo en lo que simplemente no creen, entonces a quién quieren engañar: ¿de día no creen en la justicia transicional y de noche sí? Algo de sensatez no vendría nada mal.

 

**Escribo cada palabra de estas a nombre propio, y lo hago como joven, como estudiante y hoy más que nunca como externadista.

Te puede interesar

PARQUEO EN VÍAS PÚBLICAS SÍ, PERO CON LAS REGLAS DE JUEGO CLARAS

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. @HoracioJSerpa  Tener 20.000 sitios de parqueo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *