Inicio / Columnistas / Retomando el rumbo

Retomando el rumbo

No importaba cómo fuera. Lo único que tenía que hacer Millonarios, de manera obligatoria si quería seguir con chances y lograr sus objetivos, era ganar los tres puntos en su visita a Tunja frente a Boyacá Chicó. Un penal bien cobrado por Ayron del Valle permitió al cuadro embajador sumar tres puntos fundamentales y recuperar los que se han perdido en Bogotá. El partido estuvo muy enredado, pero después del gol se pudo manejar con mayor tranquilidad, evitando que en buena parte del segundo tiempo no hubiese algún acercamiento peligroso del cuadro ajedrezado hacia el arco de Vikonis.

Millonarios siguió con su formación cuatro-tres-tres, donde sacrificó un poco la marca para ser tener mayor enfoque en el manejo del balón y generando ataques con más jugadores. El constante juego por los costados permitió que Maxi Nuñez y Deiver Machado generaran peligro frente al arco del Chicó. El equipo ha mejorado su velocidad de juego y su ataque sigue siendo frecuente frente al arco rival. Los cambios de Cocca fueron, en mi opinión, acertados;  al estar arriba en el marcador, decidió manejar más el juego y evitar pelotazos que permitieran al Chicó generar más juego y oportunidades que lo podrían llevar a empatar el partido (A pesar que en el tiempo de reposición, el equipo se echó completamente para atrás y permitió cuatro tiros de esquina en contra y un tiro libre).

El punto más débil del equipo azul en este partido fue, principalmente, la defensa. Hubo momentos donde los centrales se confundieron en su posición y dejaron espacios importantes que, por fortuna, no fueron bien aprovechados por el cuadro boyacense. También se siguen fallando jugadas de gol y la pelota quieta es la que nos está salvando de perder más puntos.

Ahora vienen dos semanas donde Millonarios no tendrá partidos oficiales por disputar, ya que se juegan las fechas  correspondientes a los partidos adelantados y jugados frente al Cali (victoria por uno a cero) y Bucaramanga (derrota por la mínima diferencia). Que día a día se logre corregir aún más los errores y que la estrategia de Cocca siga fortaleciendo al plantel, ya que el próximo partido será uno de los más importantes del semestre: contra Junior de Barranquilla de visitante, su rival más directo para el cupo a la Copa Libertadores en la tabla de reclasificación.

Millonarios podrá trabajar con más tranquilidad durante este par de semanas. Eso le permitirá trabajar sin la presión que venía dándose tras los malos resultados. Viendo los logros a corto plazo que ha alcanzado Diego Cocca con Millonarios, se tiene confianza de que se hará un buen trabajo que, posiblemente, se reflejará el primer fin de semana de octubre en Barranquilla. Existe optimismo para afrontar la parte final del todos contra todos de la mejor manera posible. La hinchada nuevamente ve posible la clasificación a la siguiente ronda de la Liga Águila y también ve con buenos ojos su posición en la reclasificación para jugar la Copa Libertadores el próximo año.

Felipe López

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *