Inicio / Medio Ambiente / “Se debe evitar un retroceso ético frente a las corridas de toros en la Santamaría”
Para Natalia Parra, directora de la Plataforma ALTO, entidad que busca posicionar la protección animal en la agenda pública, "la política animalista del alcalde va por buen camino".

“Se debe evitar un retroceso ético frente a las corridas de toros en la Santamaría”

Una de las grandes prioridades que tiene la Plataforma Alto, que dirige Natalia Parra, es asegurar la continuidad en las políticas animalistas, pues para ellos los logros alcanzados durante el último cuatrienio no podían perderse por un cambio de administración.

Con esto en mente, desde los tiempos de campaña, iniciativas como ALTO trabajaron junto a los candidatos, incluido el hoy alcalde Enrique Peñalosa, para asegurar que se incluyera en el Plan de Gobierno una serie de puntos que garantizarían la protección animal.

Se planteó como necesario, por ejemplo, que no se volviera a dar la problemática de los vehículos de tracción animal en la ciudad, la utilización de las Tics para facilitar el tema de las adopciones y los animales perdidos y que sobre todo, se le diera continuidad a la política empleada durante la Bogotá Humana de Petro, comenta Parra.

Adicionalmente, menciona que una vez fue elegido el alcalde, tanto la plataforma ALTO como Animal Voices fueron llamados a trabajar de manera cercana en el empalme para que con base a los puntos mencionados anteriormente, se pudiese generar todo un plan de acción para el próximo cuatrienio.

Pese a que el alcalde lleva pocos días ejerciendo, las expectativas frente a las políticas animalistas de su gobierno son altas. Según lo comentado por Natalia Parra para El diario bogotano, se alcanzaron una serie de compromisos muy interesantes que van desde el manejo de la fauna callejera hasta los espectáculos con animales que se han prohibido.

Sin embargo, resalta que esto todavía es muy reciente y que es fundamental contar con el apoyo de la Secretaría de salud, Ambiente, Gobierno y Cultura de la ciudad para garantizar su efectividad. Es un balance positivo, puesto que se ha realizado un trabajo muy serio y técnico y aunque, señala que “aún es muy temprano para decir si definitivamente se van a alcanzar los objetivos trazados, para ella es un buen síntoma contar con la voluntad política del alcalde Peñalosa”.

En materia de retos, la activista afirma que en este momento todo se encuentra en aparente calma. Sin embargo, menciona que siempre, tras un cambio de gobierno, se pueden dar vicisitudes políticas que pueden comprometer la aplicación de estas iniciativas. Además, el tema de la disposición de los recursos constituye como un gran desafío en estos proyectos.

No obstante, el hecho de que los puntos exigidos por la plataforma hayan quedado en el Plan de Gobierno garantiza que estos se traducirán al Plan de Desarrollo, lo único que le preocupa de este aspecto es que queden muy bien plasmados. Más puntualmente, Parra explica que el principal reto que tiene hoy la política animalista en Bogotá es en términos de infraestructura pues, se está consolidando la construcción del Centro de Bienestar Animal.

A este Centro, cuyos estudios, los predios e interventoría quedaron definidos en la administración pasada, solo le faltaba el visto bueno de la alcaldía de Funza (pues colinda con este municipio) para ser una realidad. Adicionalmente, es importante destacar que este proyecto estaría ubicado en nueve hectáreas y funcionaría como un punto de recepción para los animales más desprotegidos; dentro de los cuales están perros, gatos y hasta ovejas.

Por otra parte menciona dos retos más en los que la ciudad debe concentrarse durante esta administración. En primer lugar se encuentran las jornadas de esterilizaciones y adopciones; las cuales han aumentado significativamente con el paso del tiempo, y deben continuar aumentando. En segundo lugar, “se debe evitar “un retroceso ético” frente a las corridas de toros en la Santamaría” enfatiza.

Por otra parte, menciona que actualmente se deben enfrentar a los reclamos falsos de algunas personas que se hacen pasar por carreteros para que les den una indemnización. Frente a esta situación habría que estar atentos pues “se ha visto como algunas personas traen caballos de otras partes para cobrar la plata” comenta la activista.

Finalmente, menciona que en algunos días se buscará crear unas mesas en las que la sociedad pueda participar. Esto cobra importancia hoy cuando el Presidente acaba de firmar la ley de protección animal, puesto que ahora se llega a la etapa de la construcción del documento Conpes en donde se plasme la política pública a nivel nacional.

Te puede interesar

La Capital tendrá nuevo Centro Recreativo

Con una inversión de 78 mil millones de pesos, el Batallón de Reclutamiento del Ejército, ubicado en el centro junto al sector antes conocido como el Bronx, se adecuará para albergar la oferta creativa de Bogotá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *