Inicio / La política y el debate / ¿Se desinfló el Progresismo?

¿Se desinfló el Progresismo?

Hace solo cuatro años Gustavo Petro llegó a la Alcaldía Mayor de Bogotá con el respaldo de 723.157 votos, el 32,22% de la votación. El domingo, la candidata que él respaldada, Clara López, obtuvo apenas 498.718 votos, el 18.26% de la votación. El mordisco sufrido a su porción electoral fue inmenso. Y se mira la lista suya al Concejo, el balance es peor: apenas 58.744 votos, el 2.41%. De ocho cayó a uno.

Las cifras muestran el declive del Progresismo, el movimiento que lidera que Gustavo Petro. Al igual que el uribismo pese a contar con un inmenso poder no pudo crear un partido en donde se erigieran otras figuras.

De hecho, la candidata María Mercedes Maldonado no aparecía en las encuestas ni siquiera en el margen de error por lo que debió hacerse un lado. Además, no hubo siqueira buenas maneras para hacerlo porque se vio obligada a tomar la decisión después de enterarse que Petro se reunió en privado con Clara López. “A pesar de que la izquierda se unió detrás de Clara y de que la maquinaria del Distrito se movió a favor de la candidata del Polo, Petro quedó como el gobernante que cierra una era de 12 años de mandatos de izquierda en Bogotá, la joya de la corona de las elecciones regionales. El mediocre resultado de Clara López, menos del 20 por ciento de los votos, se explica en buena parte por la negativa percepción de los bogotanos sobre el gobierno Petro y la incapacidad de la administración distrital de proyectar soluciones en temas como la movilidad”, dijo en un analisis La Silla Vacía.

El comentario estaba sustentado en el hecho de que además el ganador fue Enrique Peñalosa quien montó su candidatura con el mensaje de que el gobierno de Pero había sido “un desastre”. Y ganó, en buena parte, sobre esa premisa.

No había terminado Petro de digerir su derrota, cuando su propio, Nicolás Petro, escribió en la red social twitter que “la Bogotá Humana abandonó la política del amor”. Una dura crítica por tratarse nada más y nada menos del ‘delfin’ de Petro en la politica.

Y ahora, El Tiempo informa que dentro de la colectividad se habla de un “séquito” que tiene “encerrado” y “encriptado” a Petro. “Ese grupo, que estaría integrado por asesores del despacho, es señalado por un sector de los Progresistas como el responsable de la derrota electoral del domingo, del caos de gobernabilidad en Bogotá y de la falta de comunicación de los dirigentes con las bases”, asegura el diario.

En las redes sociales, algunos progresistas han señalado en las últimas horas, con nombre propio, a Augusto Rodríguez, un exmilitante del M-19, asesor del despacho y uno de los hombres más cercanos a Petro, quien por ahora guarda silencio sobre las críticas que le han llovido.

En este difícil escenario se produjo la abrupta salida de Luis Fontalvo, de la Secretaría de Integración Social, y quien hizo parte del equipo de abogados que defendió al mandatario en la fallida revocatoria y la destitución de la Procuraduría. Según El Tiempo, Fontalvo se desempeñaba como director jurídico de Integración Social, “pero era un cuadro pintado en la pared”, afirmó, y señaló al exsecretario de Integración Jorge Rojas como el “determinador” de su salida. Fontalvo ya anunció que interpondrá acciones legales contra Rojas por abuso de poder.

Este miércoles, Fontalvo le dijo al periodico que un domingo, en una reunión política con jóvenes, Rojas “me increpó porque no renuncié” al cargo para apoyar a Clara López, como lo hicieron Rojas y Aldo Cadena, el director del Idrd. “Esto en otras palabras eso sería constreñimiento”, advirtió Fontalvo. En un mensaje enviado a sus contactos, Fontalvo también aseguró que su insubsistencia es “jurídicamente deleznable” y se refirió a Petro y a su asesor Rodríguez.

“Increíble, me queda una: no sé sí así se procedió con la aquiescencia del señor Alcalde y Augusto Rodríguez, como ocurrió en Bomberos Bogotá. A nombre de las nuevas ciudadanías, muchas gracias por tan ‘excelente buen trato’”, ironizó Fontalvo.

En otras palabras, el petrismo vive sus días más difíciles. Es imposible medir aún las consecuencias de las elecciones el domingo pero el movimiento telúrico que se siente es fuertísimo. “Elecciones en Colombia: Enrique Peñalosa ‘desplaza’ a la izquierda de la alcaldía de Bogotá”, dijo la BBC de Londres en su despacho al mundo.“Peñalosa ‘arrebata’ a la izquierda la alcaldía de Bogotá”, sentenció El País de Madrid. Dos calificativos demoledores para una fuerza política que por lo visto está, por ahora, cuesta abajo.

A pesar de que el movimiento hace agua por todas partes, su líder, Gustavo Petro llama a la calma: “¿Qué cometemos errores? Claro. Pero con certeza propusimos un camino progresista, democrático y avanzado para Bogotá”, escribió hace unas horas en su cuenta de Twitter.

Te puede interesar

Publican lista de preseleccionados para tribunal de paz

Comunicado Oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *