Inicio / Columnistas / Se les dijo, se les advirtió…

Se les dijo, se les advirtió…

Por Manuel Salazar.

Los votos de Bogotá son definitivos en una elección nacional y eso no parecen entenderlo los llamados partidos de la Unidad Nacional, mucho menos el gobierno nacional y tampoco los promotores del Si en la ciudad.

Los resultados del Plebiscito del pasado domingo en Bogotá vuelven a demostrar que aunque ganó el SI en la capital, la corta o poca diferencia con los del NO, deja mal parados políticamente a los ganadores y muy bien a los perdedores.

En Bogotá, el SI obtuvo el 56% de los votos, 1.423.612 personas manifestaron estar a favor de los acuerdos firmados con las FARC, mientras que 1.114.933 le dijeron NO, es decir el 44%.

De estas cifras llama la atención que en Bogotá, el NO ganó en localidades como Ciudad Bolívar, Usme y Bosa, tradicionalmente las zonas a donde más llegan los desplazados por la violencia.

Hace unos días desde esta casa periodística escribíamos que en Bogotá la campaña estaba tan fría que podría quedar congelada, y todo lo escrito se cumplió: los líderes del SI han quedado fríos.

La campaña del SI, como lo advertíamos hace unas semanas, se sentía sin alma, sin estrategia, sin recursos de los líderes políticos, más preocupados por mostrarse ante Santos, que haciendo pedagogía de los acuerdos con la comunidad.

Se les dijo que los del NO, (7 concejales del Centro Democrático y uno de Opción Ciudadana) se la estaban jugando con el alma, con el corazón, con estrategia y pocos recursos que, dicho sea de paso, sacaron de su propio bolsillo para ir de cuadra en cuadra, de emisora local a comunitaria, llevando un solo discurso, un solo mensaje, con disciplina comunicativa, sin salirse del libreto.

Se les advirtió que aunque el SI tenía en sus huestes a 37 concejales: todos los de la U, más los del Polo, MIRA, Progresistas, y hasta la ASI (aunque no fue activista), acompañados por sus ediles de cada localidad, estos se mostraban más preocupados por recibir recursos para hacer cualquier reunión, que haciendo verdaderos esfuerzos de convocatoria.

Desmemoriados los del SI en Bogotá que apoyaron a Juan Manuel Santos para la presidencia de la República en el 2014, olvidaron pronto como era que habían perdido la primera vuelta presidencial y cometieron los mismos errores que en esta ocasión no tuvieron el tiempo de corregir, porque simplemente en el Plebiscito, no hay segunda vuelta.

Los grandes perdedores en Bogotá que le apostaron al SI fueron el ex presidente Gaviria, muy callado en las últimas horas, el Alcalde Enrique Peñalosa, Alfonso Prada, Germán Vargas Lleras jefe natural de Cambio Radical, Conservadores, Polo, Progresismo, Mira, Alianza Verde, y el partido de la U. Particularmente se vio a muchos de estos de la U, haciendo una campaña vergonzante, sin convicción.

Los ganadores del NO, fueron indudablemente el ex presidente y hoy Senador Álvaro Uribe, su ex vice presidente Francisco Santos que con su posición conciliatoria, lo convierte de nuevo en un aspirante muy serio a la Alcaldía de Bogotá. La Representante Tatiana Cabello y la bancada del Centro Democrático en el Concejo, también serán protagonistas del crecimiento y consolidación de ese grupo en las próximas contiendas.

El Alcalde Enrique Peñalosa le apostó al Si, pero sus coequiperos de gabinete no estuvieron de su lado, lo dejaron sólo. Dirán que no podían hacer campaña con elementos del Estado, es cierto, pero por lo menos debieron invitar a los ciudadanos a votar apoyando el Plebiscito. Y hasta vimos celebraciones por el NO de funcionarias distritales. Al fin y al cabo, libertad de pensamiento y culto.

El Vice presidente de la República Germán Vargas Lleras no acompañó a nadie de su partido a una sola manifestación en Bogotá, fue y la hizo en la costa, olvidando que políticamente nació y creció en la capital. Vayan calculando.

Pocos concejales de Cambio Radical trabajaron realmente en favor del plebiscito. Lo hizo Yeffer Vega acompañado del Ministro David Luna, quienes caminaron e hicieron concentraciones invitando a votar por el Si. Los demás, apenas reunidos en salones comunales sin que nadie los viera: “porque como la campaña central no soltaba recursos, pues tocaba así.”

Los Liberales poco se comprometieron y prefirieron dar apoyo y llevar gente a la plaza de Bolívar, mas bien colinchados en las convocatorias realizadas por grupos independientes como el #ObvioQueSI. Se les notaba más la preocupación de mostrarse comprometidos con el Presidente que realmente convocando a la ciudadanía, sus electores.

La izquierda que en redes sociales es muy activa y le fascina ser tendencia en Twitter, mostró su realidad “virtual”, la movilización no existió y de los 10 millones de votos que prometió Piedad Córdoba a nivel nacional, nadita se vio en Bogotá. Ya conocemos los números del descalabro nacional.

Se les dice y se les advierte, de nuevo el ex presidente Uribe le da una lección a los otrora y mal llamados, grandes electores de Bogotá. Uribe fue contundente en su tierra y para rematar le arañó a la capital casi el 50% de los votos. Esto muestra que el Centro Democrático probablemente ponga el sucesor de Peñalosa.

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *