Inicio / Columnistas / Traición que no sorprende

Traición que no sorprende

@zuluagacamila

Los nombres que incluyó el presidente Santos en la terna para la fiscalía, si bien no incluía ninguna sorpresa, lo sorprendente estuvo por cuenta del impacto que generó y el remezón político que causó.

La cascada de acontecimientos estuvo marcada por la renuncia de María Lorena Gutiérrez, quien desde hace algún tiempo venía ostentando el gran poder de la casa de Nariño y manejaba los hilos del ejecutivo a tal nivel, que muchos consideraban que era ella quien gobernaba el país. Su renuncia , dicen muchos, se produce por la inclusión de Nestor Humberto Martínez en la terna, quien fuera su rival en Palacio, cuando este ostentaba el pomposo cargo de superministro. Gutiérrez consideró esto como una traición del presidente y una falta de lealtad y agradecimiento, después de todos los sacrificios y manejos que esta le venía dando a su gobierno. Por su parte, el mandatario probablemente consideró su renuncia como una pataleta y un acto de poco tacto, pues al final el jefe es él y ella una subordinada ¡pero qué subordinada tan importante!

Otro de los hechos causados por los incluidos en la terna fue la furia del expresidente Cesar Gaviria y el partido Liberal, por la también traición e ingratitud a la que se sintieron sometidos por que no se les incluyera a su candidato Jorge Perdomo y si al del vicepresidente Germán Vargas Lleras.

El descontento se apoderó de varios sectores y la siguiente reacción como consecuencia de los reclamos fue la solicitud de la renuncia protocolaria por parte del presidente de todos sus ministros, anunció que hizo desde Nueva York. El tsunami fue tal entre la política colombiana que el mandatario ,a quien le encanta quedarse un día disfrutando la ciudad que visita, decidió devolverse antes a poner la casa en orden.

Sin embargo, más allá de todo lo narrado, lo más sorprendente es darse cuenta que los políticos siguen siendo tan ingenuos y siguen cayendo en sus propias trampas. Juan Manuel Santos es traidor por naturaleza, y muchos decidieron acompañarlo y aplaudirle su traición al expresidente Uribe. En el momento que esta se dio muchos le dijeron incluso hasta valiente. Por eso, no se entiende cómo hoy que la traición va en la vía contraría con la intención de acercarse a Uribe, quien es clave para que pueda ser exitoso el proceso de paz, y no romper relaciones con Vargas, los liberales y el círculo de María Lorena se sorprendan e indignan

No se puede olvidar que la política es traidora, y Santos uno de sus más fieles representantes. Así que hay que ser consciente de que aquello que alguien hace a otro, no hay explicación y excusa para que no se lo termine haciendo a uno. Esa es la dinámica de la política y el reflejo y demostración se dio esta semana que termina. Así que liberales y círculo de mujeres de la casa de Nariño las quejas e indignación debe dejarse para otro día, pues este hecho que tanto les molestó estaba más que cantado.

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

7 Comentarios

  1. Así es Camila, a un traidor no hay que creerle y mucho menos confiarse

  2. No se sabe que es más peligroso, si un político en campaña o un periodista visceral, los dos son dañinos, uno para la.confianza del país y el otro para la credibilidad en los medios. Cuando se creará el medio que INFORME, objetivamente sin ponerle editorial a sus artículos.

  3. Camila que buena columna. Las cosas como son.

  4. Antioquia también la gran sacrificada. Santos completa su venganza contra Medellín por las marchas del 2 de abril. A Cárdenas (Minhacienda) no lo consideramos antioqueño

  5. Hola Camila,
    Me gustó tu artículo pero difiero en algo, los políticos no son ingenuos simplemente se aguantan todo eso por la mermelada que reciben.

  6. Aunque la respeto como periodista, debo decirle que la redacción (primer párrafo) y las faltas de ortografía (consiente) reducen la calidad de la columna. Antes de que se desplieguen los comentarios atacandome por la crítica, la hago de forma constructiva. Soy docente universitario.

  7. Completamente de acuerdo con Fabián. Muy mala ortografía, tratándose de una comunicadora. Sustantivos en plural con un verbo en singular (“las quejas e indignación debe”), frases que no tienen ninguna lógica gramatical (“y no romper relaciones con Vargas, los liberales y el círculo de María Lorena se sorprendan e indignan”), uso de “por que” en vez de “porque”, falta de puntuación (a “El tsunami fue tal entre la política colombiana que el mandatario a quién le encanta quedarse un día disfrutando la ciudad que visita” le faltan al menos dos comas), para citar solo algunos errores. Sus gazapos en la W son a diarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *