Inicio / Columnistas / Una chimenea por un pulmón para Bogotá

Una chimenea por un pulmón para Bogotá

Por Antonio Sanguino 

El Alcalde Peñalosa tiene la oportunidad de hacerlo. Por su reciente traslado a un municipio fuera de Bogotá, en sus manos está sustituir la planta cervecera Bavaria, una chimenea que contaminó el aire del occidente y de toda la sabana por más de 60 años, por un área protegida y de servicios ambientales que albergue un gran parque Metropolitano que se convierta en un pulmón para 3 millones de ciudadanos que habitan en ese costado de la capital. Es una decisión política, técnicamente viable y ambientalmente responsable en estos tiempos de cambio climático y calentamiento global.

 La Planta Bavaria se estableció desde 1948 en la localidad de Kenedy, al suroccidente, en un predio de 70 hectáreas entre la Avenida Boyacá y la Transversal 71B y entre la Calle 7a y la Avenida Alsacia. Allí se encerró un importante bosque natural y se captaron grandes cantidades de agua subterránea. La Administración anterior en cabeza de Gustavo Petro, en contravía a su discurso ambiental, se negó a escuchar las voces de las comunidades Kenedy, Puente Aranda y Fontibon quienes, una vez enteradas del cierre de esta Planta, solicitaron la destinación de este predio para lo que han denominado el “Parque Metropolitano Forestal del Sur”.

 Más bien, Metrovivienda estructuró y radicó ante la Secretaría de Planeación para su aprobación el Plan Parcial de Renovación Urbana Bavaria Fabrica como un Megaproyecto constructivo que contempla Vivienda de Interés Prioritario, Vivienda de Interés Social, Vivienda Estrato 4 y edificios que incluyen uso Mixto o Múltiple que albergarán a más de 40 mil habitantes y un cupo de parqueaderos de 17.640 vehículos. Y la Administración Peñalosa que en muchos casos interrumpe lo mejor del legado de los anteriores gobiernos, en este sí hizo continuismo y está a punto de expedir el Plan Parcial que llenaría de cemento lo que podría ser un gran espacio verde.

 Los reclamos ciudadanos y la propuesta de Parque Forestal no son descabellados. Ni corresponden a un capricho o a un romanticismo ambiental. Esta zona de la ciudad dista mucho de cumplir los indicadores que recomienda la Organización Mundial para la Salud. Bogotá cuenta con solo 3.8 de los 10 m2 de zonas verdes por habitante. Más grave que en materia de calidad del aire, verificando los reportes entre el 10 de mayo y el 10 de diciembre de este año hubo 101 días (de Maximo 35 permitidos) en los que se excedió el límite de PM10, así como hubo 120 días en los que se excedió el PM2.5.

 Pero aún si aceptáramos la pertinencia del uso residencial de este predio, el colapso en materia de movilidad sería inevitable en una zona que además de la nueva presión poblacional, alberga ya la llegada de los habitantes de las Alsacias, La Felciidad y del futuro centro comercial El Edén que se anuncia como el más grande del país. Zona que demás no tiene corredores de ciclorutas, ni oferta de transporte público ante el aplazamiento de la troncal de Transmilenio de la Avenida Boyacá, la quiebra de COOBUS y ECOBUS operadores del SITP que atendían esta zona y la distancia considerable frente a la futura Primera Línea del Metro.

Sería prudente que el Gobierno Distrital no expida el decreto reglamentario del Plan Parcial Bavaria Fabrica. Que incluya la definición del uso del suelo de estas 70 hectáreas en la discusión del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial que debe encarar la ciudad el próximo año. Y que en en ese marco convierta este predio en un Área Protegida del Distrito Capital que ofrezca un conjunto de servicios ambientales para el el desarrollo sostenible.

 El Alcalde Peñalosa podría declararlo patrimonio ecológico de la ciudad, como hizo en su primer gobierno con el Bosque San Carlos en la localidad Rafael Uribe. Al tiempo que sustituye por especies nativas los eucaliptos del Bosque Forestal que allí existen, habilita además un nuevo espacio para la cultura y la recreación de bogotanos y visitantes. Está en sus manos Alcalde.

 

Te puede interesar

Bogotá no puede estar a merced del microtráfico

Por: Horacio José Serpa. Presidente del Concejo de Bogotá. El microtráfico en Bogotá se convirtió...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *